Otro milagro en la Champions, Spurs finalistas

Los Hijos de Dios no recibieron ayuda celestial y de manera increíble, con un gol en el minuto 95, quedaron eliminados. Ajax ganaba 2-0 en Ámsterdam y estaba adentro; Lucas Moura se mandó un triplete y los Spurs a la final de la Champions League.

Tremendo. Increíble. Indescriptible lo visto y vivido en el Johan Cruyff de Ámsterdam. Ajax, una verdadera máquina, hizo todo para meterse en la final, y de hecho, daba para creer por su manera de jugar, su victoria fuera de casa que iban a meterse en la final ante el sorprendente Liverpool que 24 horas antes había humillado al Barcelona.

Daba para creer que estaba todo liquidado porque todo arrancó color de rosas para los Hijos de Dios; gol tempranero y primer tiempo cerrado con un 2-0 ¿qué más podría pasar?

Ajax contaba con el apoyo de su afición y la locura que genera su buen juego y el hecho de haber ganado en Londres. Currículum había porque venían de humillar al tricampeón Real Madrid en el Bernabéu, luego echaron a Juventus.

Todo arrancó a pedir de boca para los ajaccien ya que en el minuto 3 Tadic generó una tremenda jugada de peligro que terminó en córner. No hubo tiempo para lamentar el gol errado porque tras esa jugada vino el cabezazo del zaguero Matthijs de Light y llegó el 1-0.

Alivio era poco. La presión era para los Spurs que tenían que adelantarse, dejar espacios y jugársela a matar o morir.

Dolido y con mucha garra, como un león herido, Tottenham salió al ataque. Vieron que el sector derecho del Ajax, el izquierdo suyo, era el más débil y por allí se Rose, Wanyama junto al surcoreano Son para generar peligro serio.

Ajax por momentos era superado y en el minuto cinco, dos minutos después del gol, el palo le dijo «no» al Tottenham. Pero, minutos después vino otra jugada más, tiro al arco y pelota afuera.

Se cerró más que bien el equipo del «Poche» y no daban terreno para que los holandeses puedan aumentar.

En el minuto 22′ Son tuvo una clara chance pero su tiro fue fallido y acabó en una «masita» atajada sin problemas por Onana.

La derecha era también problema para los ingleses, entonces Tadic entró al área, sacó un remate cruzado pero su tiro se fue desviado. Más tarde, una pelota robada en el medio sobre la banda izquierda, el defensor de Ligt tomó la pelota y avanzó solitario a todo pique, robó marcas, la soltó para Tadic, éste la jugó atrás para el marroquí Ziyech y vino el 2-0 ¿partido liquidado?

En el descanso Pochettino puso toda la carne en la parrilla y sacó al keniata Wanyama y puso al español Llorente. Hubo un trabajo anímico importante, además de correcciones tácticas.

Tottenham entró decidido a ganar o, al menos, perder de una manera digna. De ahí llegó una atajada espectacular del camerunés Onana, en jugada iniciada por un Son que aguantó la pelota, se movió en diagonal, buscó espacios y tiempo para pensar qué hacer; pelota filtrada Bamidele Alli la ponía en el ángulo pero el arquero voló y la sacó.

Eso fue un aviso. Segundos después volvieron a recuperar la pelota, buscaron espacios. Son de nuevo generó una jugada de gol, rebote, pelota en los pies de Lucas Moura que se acomodó y como pudo sacó un zapatazo al fondo del arco; 2-1 ganaba ahora Ajax.

El gol fue tremendo en lo anímico para los ingleses. Seguían ejerciendo una presión. Era tan fuerte que podría partir el estadio. Jugada colectiva, llegada al área, Son generó jugada de gol que acaba siendo sacada prácticamente de la línea pero que no pudo ser rechazada del todo, entonces, Lucas Moura la cubrió dentro del área chica, corrió hacia atrás sacó una abrupta media vuelta y anotó el 2-2.

Ten Hag sacó del campo a Schöne y puso al defensor Veltman para poder controlar a los Spurs. Acto seguido llegó un ataque feroz. Córner, rechazo y remate por arriba. Se salvó Tottenham.

Turno de Ziyech e increíble gol errado, pero no le bastó con ese primero sino que luego puso una pelota en poste y los corazones se paralizaron.

El final estaba abierto. Pochettino puso a su compatriota Erik Lamela en la cancha por Trippier y a Davies por Rose. Se la jugó con los cambios.

Directamente atacó el Tottenham en los poquitos minutos que faltaban; cabezazo al ángulo y de nuevo Onana la rechazaba, acto seguido la pelota fue sacada de la línea.

Son, a falta de 3′ para el final, serpentea en el área pero la mandó afuera. 90′ y el referí adiciona cinco minutos más; contra de Ajax pero no hubo gol. Ya estaba todo perdido; 90+4′ y cabezazo Spur afuera; 90+5′ pelotazo desesperado desde el campo de juego del Tottenham, pelota bajada afuera del área y puesta para Alli, éste la soltó rápidamente a Lucas Moura que entraba velozmente al área y antes de que los dos gigantes neerlandeses le traben la pelota, el brasileño le pegó fuerte y abajo y se la puso contra un palo a Onana.

La postal del gol fue ver cómo caían despolomados llorando los jugadores de Ajax y allá atrás los jugadores de Tottenham abrazados despesperados. El «Poche» se agarraba la cabeza emocionado.

Ahora, Tottenham Hotspur jugará la final, inédita para ellos, ante Liverpool en Madrid. Será el sábado 1 de junio.

Soccerway

@lostribuneros