Álvaro Recoba ídolo con pie de barro

El «Chino» Álvaro Recoba se acaba de retirar de la práctica del fútbol, pero genera polémica y burlas al solicitar un lugar en la directiva de Nacional. Siempre declaró su devoción por Danubio, el club que lo formó.

Álvaro Recoba es uno de los grandes ídolos del fútbol uruguayo que acaba de cerrar su ciclo como futbolista. Se retiró hace apenas unos meses con el título de campeón oriental con la camiseta del popular Nacional.

El «Chino», hombre de basta experiencia en el fútbol mundial, fue la gran promesa que nunca llegó a ser tal, al menos, a nivel de selección. Como jugador, en Europa, tuvo un pasaje exitoso con la camiseta del Inter de Milán, logrando dos títulos de la Serie A y otros trofeos más de copa.

Ese momento de esplendor en el poderoso Inter de Milán, lo llevó a ser el futbolista mejor pago del mundo. Recibía una cifra anual superior a los 8 millones de dólares. Luego, debió bajar sus pretensiones económicas, y acabó siendo cedido a otros clubes inferiores de la Serie A.

Jugador lento y mañero. Tenía todas las condiciones para ser el sucesor de Maradona, pero su lentitud en el campo, y la falta de compromiso en algunos partidos clave, lo fueron quitando de la élite del fútbol europeo, acabando en el balompié griego.

Decidió volver al club de «sus amores» Danubio. Fue recibido con los brazos abiertos por la hinchada y la directiva. Formaba parte de un proyecto dónde iban a promover a muchos juveniles y poner a la «Franja» en la élite del continente, pero, un día se burló de la parcialidad al insinuar que es fría y que lo deprimía, por lo que se fue a jugar al «otro» grande: Nacional.

Ya había vestido los colores del «Bolso» a fines del siglo XX. Su retorno al equipo tricolor, en 2011, le cayó como un desprecio a la gente del club que él decía ser «hincha».

Con Nacional ganó todo a nivel local, jamás internacional, ya que el fútbol uruguayo vive en tinieblas desde 1988, y especialmente, desde que el Grupo Casal tomó el mando comprando los derechos televisivos, y los derechos de la mayoría de los jugadores importantes que defienden a varios equipos del medio.

La parcialidad del «otro» grande, Peñarol, se burla constantemente de Recoba, a quien se lo ve besando, en fotos, al escudo de Danubio, Inter y Nacional, por lo que lo apodaron el «Besuqueiro», en homenaje al «Bejuqueiro», un personaje brasileño que invadía el campo, por los ’80, y le daba un beso a los jugadores y hasta los referís.

Ahora, el «Chino», le rogó a la directiva por un «lugarcito» allí. Preguntó si hay posibilidades de convertirse en miembro, pero, parece que nadie le contestó aún.

Millonario, con un retiro ideal, `como campeón y figura del «bolso», anda mendigando un puesto entre la directiva ¿por qué no se va a aprovechar el tiempo libre que tiene y sale a disfrutar de toda esa torta de plata?.

Al menos, así lo creo.
Soy Marcelinho Witteczeck o Marceliño a secas «nomá»

@lostribuneros

 

 

Fijate en

Foto: Gimnasia Oficial

Gimnasia y Esgrima La Plata le pone seriedad al equipo femenino al vender abonos para el “Bosque”

Atrás quedaron los tiempos de jugar de local en las canchas de Estancia Chica que …

Un Comentario

  1. recién los leo ,muy buenos sus artículos y comentarios .arriba el Manya .soy de la guardia vieja 71pirulos .felicidades al gran campeón mundial Argentina .justos y mer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *