La vida de las argentinas en el Mundial mayor 

La gran victoria argentina este viernes sobre Paraguay en el tercer puesto de la Copa América de Colombia le dio su cuarta entrada a un Mundial, donde tiene pobres antecedentes (nunca pasó la primera fase) pero ha ido subiendo de nivel y de imagen. Esta de Australia-Nueva Zelanda 2023 será la que le siga a 2003, 2007 y la recordada de Francia 2019.

La Selección llegó por primera vez a la Copa del Mundo de la FIFA creada en 1991 recién en Estados Unidos 2003, cuando pudo al fin ubicarse entre las dos de arriba del Sudamericano siempre dominado por Brasil. Aquel gol de Marisol Medina a los 88 minutos para el 1-1 con Perú le permitió ganarle por un punto a Colombia y debutar el 20 de septiembre en el Grupo C en Columbus. La experiencia no fue nada bien recibida: 0-6 con Japón, el 24 0-3 ante Canadá y el 27 en Washington, el remate se lo dio la futura campeona Alemania 6-1. Tres derrotas, un gol a favor y 15 en contra.

Nada mejor le fue cuatro años más tarde, en China 2007, y eso que venía de derrotar a las brasileñas en la final del sudamericano en Buenos Aires. Sin embargo, el 11 de septiembre en Shanghái fue otra vez Alemania su verdugo nada menos que 11 a 0. La arquera Vanina Correa, la actual, también tuvo que sufrir el 14 un 0-1 contra Japón justo en el minuto 90. El cierre fue acorde con esos primeros tiempos:

1-6 ante Inglaterra, marcando Eva González a los 60 el primer tanto albiceleste en un Mundial.

Pero a pesar de que en 2019 también se cayó en el inicio, el equipo dirigido por Carlos Borrello construyó una real epopeya. Un conjunto que venía de dos años sin jugar por el desastre interno de una AFA intervenida fue tercera en aquella Copa América y debió ganarle a Panamá en dos repechajes para poder clasificarse tras 12 años a Francia 19. Y en un tremendo grupo D realizó una magnífica tarea. Primero le igualó a la potencia Japón sin goles el 10 de junio en París. El 14 en Le Havre perdió sólo 1 a 0 ante otro grande como Inglaterra, pero Correa atajó un penal. Pero lo más inolvidable fue ese 19 en París, donde necesitada de vencer a Escocia para pasar iba cayendo 0-3 a falta de 12 minutos. Allí las chicas sacaron su orgullo y Menéndez y Alexander en contra las colocaron 2-3 y a tiro de empate y posible hazaña. Y el 3 a 3 fue realidad a los 90 y cuatro minutos agregados, cuando Florencia Bonsegundo lo hizo de penal. Ese heroico momento marcó la joven historia argentina, por el que recibieron el justo apodo de Las Guerreras. Y la hazaña para entrar a octavos de final como mejores terceras estuvo a un segundo de cumplirse, pero un gol de Camerún en adicional para su 2 a 1 sobre Nueva Zelanda lo impidió.

Ahora, tras muevas internas ya superadas y un nivel cada día más respetable, Argentina llega a su segundo Mundial consecutivo sin repechaje a pesar de atravesar la cada vez más difícil Copa América. Y la esperanza crece alrededor de Banini, Larroquette, Stábile, Bonsegundo y las nuevas que vienen con fuerza. Quién sabe si la albiceleste demuestra en la lejana Oceanía algo más que simplemente una bonita cara.

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

Fijate en

Arsenal y Manchester City a pura goleada en la Premier League

La segunda jornada del máximo torneo liguero del mundo arrancó este sábado con dos goleadas …