El quinto partido, la enfermedad de México

Con la de este lunes, son nada menos que siete veces seguidas que México es eliminado en octavos de final de la Copa del Mundo, desde Estados Unidos 94 hasta este 2018. Es una real enfermedad que el buen once norteamericano padece, a tal punto que ya tiene su propio nombre clínico: “el quinto partido”, refiriéndose al de cuartos de final.

Es cierto que la mayoría de las veces el “tri” tuvo el mal destino de ser segundo de grupo o de toparse con colosos: Alemania, Argentina dos veces, Brasil. Como sea, no logra alcanzar el grupo de los ocho, ése que en 1970 y 1986, ambas ocasiones como local, consiguió. Repasemos: en el 94 igualó 1-1 con la Bulgaria sensación de Hristo Stoichkov y cayó por penales. En el 98, tal vez la más dolorosa, le ganaba a Alemania, perdió un segundo gol imposible y terminó derrotado en los últimos 15 minutos. En 2002 lo agarró su vecino Estados Unidos, que ya ejercía una paternidad, y lo superó 2-0. Luego vino su bestia negra Argentina, primero con el zapatazo de Maxi Rodríguez en Alemania 2006 y luego con dos de Tévez, uno en offside, en 2010. Y en 2014, un inexistente penal del holandés Arjen Robben lo mandó a casa. Para completar, hoy le tocó a Brasil, Neymar, Filipe Coutinho, Willian y compañía. Cosas del fútbol y del destino, pero México está enfermo de quinto partido.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros