Alisson se mandó un tremendo blooper

85 millones de dólares gastó Liverpool para contratar un arquero de prestigio como lo es el arquero brasileño Alisson. La idea era que el cuidapalos borre los fantasmas de un Karius que hizo tres bloopers en la final de Champions League ante Real Madrid. Sin embargo, por la jornada 4 de la Premier League se mandó una de “Ripley”.

El arquero trató de eludir a un rival dentro de su propia área al no poder tocar la pelota con la mano, pero fue madrugado por el adversario y Leicester le anotó un gol que les hizo “parir” el triunfo por 2-1.


@lostribuneros