Les cambiaron la ciudad y el día, abandonaron el partido

Clima de indignación nuevamente en el fútbol africano. Luego de desconectar el VAR para ser favorecido, el Esperance fue considerado campeón continental por la CAF, ahora, equipo de Senegal se retira por una trampa tendida por el poderoso Zamalek de Egipto.

Los clubes millonarios del norte africano viven con una impunidad vergonzosa cada torneo continental que corre. Zamalek de Egipto, el segundo mayor ganador de la historia de la Liga de Campeones, fue derrotado como visitante por 2-1 ante el modestisimo Generation Foot de Senegal y debía revertir este resultado en su ciudad El Cairo.

Sin embargo, los «Caballeros Blancos» apelaron a una chicana que obligó al humilde contrincante a abandonar el juego de vuelta y volverse a casa sin jugar, perdiendo así por no presentarse y quedando eliminado en octavos.

El partido revancha estaba fijado para el sábado 28 de setiembre en el estadio Petrosport de la ciudad cairota, entonces, con los senegaleses ya concentrados esperando el encuentro, la directiva del Zamalek optó por cambiar la fecha para un día después, es decir el domingo, por razones de seguridad.

Lo que hizo estallar y provocó el abandono del Generation Foot fue que la sede fue corrida para la ciudad de Alejandría, ubicada 250 km. al norte.

Este cambio de fecha y de sede perjudicaba económicamente al club de Senegal que no podía costear un día más para su delegación y los costos por el cambio repentino de ciudad, amén de la pérdida del vuelo de regreso, lo que generaría multas.

Esto llegó a oídos de la federación senegalesa (FSF) y ésta hizo el descargo correspondiente y el reclamo de los puntos, algo que suena a imposible.

Uno de los alegatos de la FSF es que no existieron problemas de vinculados al terrorismo ya que en todo El Cairo y alrededores hubo práctica de deportes de manera normal durante todo el fin de semana.

Mientras tanto la Confederación Africana de Fútbol (CAF) le dio por ganado el juego al segundo club en popularidad del fútbol egipcio detrás de Al Ahly.

@lostribuneros