25 años pasaron de la muerte de Dener

Era crack en Brasil y pintaba para crack a nivel mundial. Deleitaba a la hinchada del Vasco da Gama y estaba a un paso de la Bundesliga. Tenía apenas 23 años cuando murió estrangulado por el cinturón de seguridad de su auto.

Dener Augusto de Sousa no pasaba el metro setenta y un futuro más que promisorio en el fútbol brasileño. Nacido en 1971, perdió a su padre cuando apenas tenía ocho años. Debió salir siendo niño aún a trabajar para ayudar a su familia.

Pero, la pasión por el fútbol lo podía y se había hecho un horario para jugar al fútbol de salón. Su habilidad era monstruosa y probó suerte en el fútbol de once. Portuguesa lo probó, lo capturó y lo hizo debutar en primera.

En la “Lusa” se destacó de tal manera que el poderoso Vasco da Gama, que por aquellos tiempos era el amo y señor del fútbol carioca, se lo llevó.

Estaban de tratativas con el Stuttgart alemán, equipo que poco tiempo atrás había ganado la Bundesliga, y todo era pura felicidad.

Tras un partido clásico por el Torneo Carioca, Dener aprovechó unos días libres que el club le dio y viajó a su natal San Pablo, donde vivía su familia.

Ya de retorno, cerca de la laguna Rodrigo de Freitas, su amigo que conducía el vehículo japonés Mitsubishi Eclipse, perdió el control del mismo a gran velocidad y se estrellaron contra un árbol. Éste perdió sus dos piernas, mientras que el crack la vida.

La pericia llegó a la conclusión de que Dener fue muerto mientras dormía en el asiento del acompañante por estrangulamiento causado por el cinturón de seguridad.

Este hecho causó lógica amargura en todo Brasil y una controversia sobre el uso del cinturón. Muchos jóvenes dejaron de usarlo hasta que en 1998 se convirtió en obligatorio.

Luego la misma pericia estableció de que el futbolista reclinó demasiado el asiento y dejó muy tirante el cinturón.

Desde abril de 1994 hasta el día de hoy el auto destruido se conserva en un depósito vecino al estadio del Vasco da Gama, Sâo Januário.

La viuda de Dener tardó 21 años en cobrar la indemnización que Vasco debía pagarle, pero debió bajar de 15 millones de reales a cinco, tras acuerdo extrajudicial.

@lostribuneros