Una nena de 16 años es la capitana de este clasificado Argentino de Merlo

Esas cosas que hacen emocionar hasta las lágrimas sucede en el fútbol argentino femenino. Argentino de Merlo debió tirarle toda la responsabilidad a la adolescente Milagros Giménez justo ante Sportivo Italiano en la llave que encamina a la final por el ascenso a Primera B, donde ésta fue vital para lograr el objetivo; 4-1 en el global ganó su equipo.

No fue nada fácil tomar la decisión. Si bien «Mili» había atajado en gran porción del torneo regular, exponerla así en estos partidos de alta tensión no estaba en los planes de la dupla Nahuel González y Julián Rubio.

Mili estaba para mirarlo desde el banco. La intención era que la experimentada Evelyn Algañaraz fuese la titular, y así decidieron, pero el destino le jugaría una mala pasada minutos antes de entrar a la cancha por el partido de ida en el estadio de Italiano.

Una fractura en una de sus manos mientras hacía los ejercicios de calentamiento impidió que «Eve» sea de la partida. De ahí el cuerpo técnico debió poner en la cancha a la juvenil de 16 años, Milagros.

Pero, como yapa, Mili no sólo entró bajo los tres palos, sino que además, fue elegida como capitana del equipo.

De ahí Milagros la rompió en el partido de ida con atajadas tales, que su Argentino de Merlo acabó llevándose un 1-2 a favor.

Evelyn Algañaraz

En el partido ante Italiano, en Merlo, «Mili» se mandó dos muy buenas atajadas, pero la mejor, la que cambió radicalmente el partido, fue la pelota que le sacó del ángulo a la notable Brisa Bonnin, quien tiene un guante en el pie.

Esta fenómena jugadora, demostró que para tener temple, categoría y jerarquía no se precisa edad. Querer es poder.

Su descubridor fue el entrenador de arqueras de Argentino: Diego Vargas.

@lostribuneros

Fijate en

Una africana dirigió por primera vez en la Copa masculina

El 18 de enero, la nativa de Ruanda Salima Mukansanga dio otro paso grande para …