El racismo nuevamente destaque en Europa

No es el balde que en América se recuerde como un genocidio el «descubrimiento» de Cristóbal Colón en 1492. Es que Europa, luego de cruentas guerras no ha aprendido nada. Durante el partido entre Bulgaria e Inglaterra, insultos de corte racista, cánticos y hasta saludos nazis, obligaron a que el encuentro sea parado en un par de ocasiones.

Los búlgaros estaban en la mira. El entrenador inglés ya había hablado antes del partido sobre un tema que es moneda corriente en muchas partes de Europa como es el racismo.

Sin embargo, los barras búlgaros, de manera premeditada, fueron al estadio de Sofía y allí comenzaron a proferir insultos y hacer gestos nazis.

El referí, facultado para suspender el encuentro, primero advirtió, luego prosiguió. Sin embargo, siguiendo el protocolo, optó por pedirle a la voz del estadio que diga unas palabras, en la segunda detención:

El locutor del estadio dijo: ‘Debido a un comportamiento racista que está interfiriendo con el juego, el árbitro ha indicado que suspenderá el partido. No dudes que el juego se suspenderá e incluso se abandonará. Deja que todos disfruten el juego. Di no al racismo.’

Pero, de poco sirvió porque éstos ordinarios no paraban de seguir, entonces, los jugadores afectados como Rashford, Sterling y Mings le dijeron al resto del equipo que preferían seguir y demostrarles en la cancha toda su ira; 6-0 se impusieron.

La UEFA multa con dinero, plata que las federaciones consiguen tras jugosos contratos con la televisión y la publicidad, bueno sería que comience a impedirles que jueguen a nivel continental para que sientan el rigor y, de una, la corten con este flagelo que se expande cada día más.

@lostribuneros