RACING SE LLEVÓ EL CLÁSICO DE AVELLANEDA

    La “Academia” derrotó por 2-0 a Independiente en esta tercera fecha del Torneo Inicial. El “Pepe” Sand marcó los dos tantos de Racing y el pibe Centurión fue la gran figura del partido. Los rojos jugaron todo el segundo tiempo con 10, tras la expulsión del paraguayo Morel Rodríguez (Foto: Racing Club /Facebook)

    La mitad de Avellaneda es un verdadero carnaval, luego de la victoria de Racing por 2-0 sobre su rival de patio Independiente; pudo haber sido más abultada la victoria académica si no fuera por la calidad del arquero Hilario Navarro.

    Racing jugó un excelente partido, muy bien planteado y con los jugadores que entraron mentalizados desde el vamos; la academia desde el primer momento dominó el juego, transcurrían apenas 2′ y ya había generado dos situaciones de peligro.

    Independiente jugaba de contra, buscaba sorprender a la academia por las bandas laterales y pretendía poner en jaque a los centrales locales.

    Cada dos ataques del local, se venía una réplica del rojo. Racing contó con el plus de tener al “demonio” Hauche y al pibe Centurión en la cancha, ambos estaban inspirados y, para rematarla, el delantero de área José “Pepe” Sand estaba con un hambre feroz y necesitaba saciar su necesidad de gol.

    El número 29 debería ser el predilecto de Sand, y es el que deberían jugar los hinchas de Racing en la quiniela; a los 29′ del primer tiempo el correntino rompió el equilibrio en el marcador y a los 29′ del segundo tiempo lapidó a su rival.

    La primera etapa era pareja, pese a la ventaja de Racing, la academia estaba cerca del segundo, pero el rojo se acercaba al empate.

    Una notable jugada frente al lateral del área grande de Independiente a los 45+1′ terminó con una falta de Morel Rodríguez y la correspondiente expulsión por doble amarilla.

    El primer tiempo concluyó 1-0 para Racing y con un hombre más.

    Para el comienzo de la complementaria no hubo mayores cambios en el trámite del juego, Independiente fue al frente con uno menos para procurar el empate, pero Racing, quien al principio se atrincheró en su área, comenzó a salir y la cosa cambió.

    Los académicos comenzaron a dominar psicológicamente al rival, el pibe Centurión en lugar de sentir algo de temor por la magnitud del encuentro y su inexperiencia, hizo todo lo contrario: se agrandó. El juvenil comenzó a dominar la pelota y mostrársela a sus rivales, hizo fintas, gambetas y todo lo necesario para ofuscar a los férreos defensores rojos.

    El dominio de Racing ya era elocuente; la academia estaba más cerca del tercer gol que del segundo.

    Hauche estaba enchufado, Centurión insoportable, y eso enloqueció al fondo de Independiente.

    Un contraataque de Racing a toda velocidad posibilitó el segundo gol de Sand a los 29′, pero claro, hubo que lucharla, ya que Centurión hizo una de más, le robaron el balón pero éste en lugar de quedarse parado fue a buscar nuevamente la pelota y la recuperó, se la pasó a Hauche que la perdió y en esa lucha desigual, ya que eran ellos dos contra un solo defensor del rojo, recuperaron el balón que fue pasado para el “Pepe” y el correntino dejó sin asunto a su coterráneo Hilario Navarro.

    Racing ganó con justicia 2-0, se pone en el pelotón principal y, para mejor, saca chapa de candidato. La Academia tiene une equipo sólido, ambicioso y con ganas de ganar.

    Independiente fue el centro de las burlas de los hinchas de Racing, quienes se cobraron las cargadas históricas de Independiente con el “Vos sos de la B”; ahora los académicos gritaban “Se van para la B, se van para la B”… incluso muchos de ellos fueron con calculadoras gigantes para calcular el promedio del rojo, y otros se vistieron de “fantasmas del descenso”.

    Las hinchadas le dieron color al partido en las tribunas, y afortunadamente, los jugadores hicieron lo mismo dentro del campo.

    @lostribuneros