Un soberbio golazo de Gargarno deja a Peñarol con un pie en semifinales

El viejo Peñarol quedó en el umbral de la clasificación a las semifinales de la Copa Sudamericana al ganarle en Lima por 1-3 al Sporting Cristal. Partido emocionante que seguramente infartó a más de un hincha peñarolense porque a poco estuvieron de terminar 2-2 en tiempo de descuento. El «Mota» Gargano, capitán manya puso el festejado tanto del triunfo.

La puja llevada a cabo en el Estadio Nacional de Lima arrancó con un Peñarol que sorprendió con dos tempraneros goles; Álvarez Martínez en el octavo minuto y Facundo Torres en el 19 adelantaron al club más popular de Uruguay, mientras que los cerveceros igualaron la brega en el minuto 90 dejando todo en ascuas. Las notables actuaciones del arquero uruguayo Kevin Dawson fueron vitales para sostener en tiempo de descuento el resultado por 2-1, sin embargo, en el peor momento del partido, cuando Peñarol estaba prácticamente agonizado, apareció el capitán Walter Gargano para sacar un zapatazo de 25 metros y poner las cosas 3-1.

El estadio más viejo de América recibió a uno de los clubes más viejos del continente como es este Peñarol que cuenta ya con 130 años de existencia; inaugurado en 1897 el «Nacional» de Lima vio como los charrúas batían al Sporting Cristal.

De la mando de Mauricio Larriera el elenco ferroviario cambió de estilo de juego, algo que al hincha tradicional no le gusta, jugando con pelota al piso, toques y más toques prolijos y la búsqueda del arco rival como objetivo. Un Kevin Dawson gigante bajo los tres palos respondió a sus defensores, mientras que los canteranos «Facu» Torres (se fue lesionado antes de la media hora) y Agustín Álvarez Martínez, le están dando muchísimas satisfacciones a sus hinchas.

El antecedente de haber eliminado al archirrival Nacional pesó a favor del equipo peñarolense que con muchos bríos pudo salir airoso de la capital peruana con un mediocampo fuerte con Trindade por el centro, entre los defensores, mientras que Gargano y Ceppelini estaban en la recuperación, y por las bandas corrían Canobbio y «Facu» Torres yendo, viniendo y colaborando con Álvarez Martínez que era una suerte de pescador.

Nombre glorioso y conmovedor para el hincha de Peñarol jugó por una de las bandas, solo que en contra porque se trata del nieto del ídolo Juan Eduardo Hohberg, el peruano Alejandro Hohberg, quien se encargó de darle mucho trabajo a Giovanni González y Carlos Rodríguez.

Claro, si no sufren no son Peñarol, ya que cuando pintaba para que ganen con comodidad e incluso por goleda, la defensa cometió errores tremendos, el medio se dejó superar y con el gol del único argentino en la cancha, Omar Merlo, llegó el descuento en el minuto 90. A partir de ese tanto se vino un verdadero asedio al arco mirasol donde Dawson sacó lo que pudo junto a sus defensores, dejando en evidencia que hay cuestiones por resolver en el mediocampo.

La revancha se jugará en el Campeón del Siglo ante 5 mil aficionados autorizados por el gobierno oriental. Los peruanos van a tener que ganar por dos o más goles para no quedar afuera del torneo.

@losrtibuneros