Los Diablos Rojos atendieron a los debutantes canaleros

Tremendo bautismo de fuego le dio Bélgica a Panamá en el Mundial; 3-0 golearon los Diablos Rojos a unos canaleros que juegan por primera vez en su historia este torneo.

El partido jugado en el Olímpico Fisht de la ciudad de Sochi, tuvo a Mertens y un doblete de Lukaku; los tantos fueron anotados en el complemento.

Dirigidos por el «Bolillo» Gómez, los panameños jugaron hasta donde los belgas les dejaron; cinco amarillas le mostraron a Panamá, la mayor cantidad para cualquier equipo en un partido de la Copa del Mundo desde Holanda en la final de 2010.

Roberto Martínez, técnico de los Diablos Rojos temía por la seguridad del capitán Eden Hazard, quien salió cojeando del Fisht Stadium en Sochi con un pesado vendaje en la pantorrilla izquierda.

«Se podía ver que las tarjetas amarillas estaban aumentando», dijo el técnico belga Martínez.

Los canaleros «rasparon» lindo y eso preocupó mucho a la sanidad del conjunto europeo. «Mi preocupación es que perdamos la oportunidad de disfrutar la calidad de un jugador como Eden. No solo por Edén. Cualquier jugador con la habilidoso podría quedar afuera».

De Bruyne se salvó de la roja por esas cosas del fútbol, luego de cometer una dura falta sobre Luis Tejada.

«A veces nos vemos duros», dijo el DT de Panamá, Hernán ‘Bolillo’ Gómez. «Pero vi a los jugadores de Bélgica entrar muy duro también. Nunca tenemos la intención de ser duros. Tratamos de no lastimar a nadie. No tenemos malas intenciones ‘.

Gareth Southgate tomará nota. Su papel ante Panamá será un tipo de prueba muy diferente. Bélgica lo aprobó, pero requirieron mentes claras antes de que la calidad ganara.

Cinco mil simpatizantes de Panamá viajaron a Rusia para presenciar su debut en la Copa del Mundo, el apoyo neutral se abrió paso y el volumen subió al frustrar a sus ilustres oponentes.

Grupo G.

  1. Bélgica 3
  2. Inglaterra 3
  3. Túnez 0
  4. Panamá 0

@lostribuneros