Estudiantes tendría su cancha para después del Mundial

El estadio de Estudiantes de La Plata fue por décadas todo un símbolo de la bvella ciudad capital de la provincia de Buenos Aires y más aún, del club «pincharrata». Allí, por ejemplo, tuvieron lugar las gestas gloriosas de las Copas Libertadores de los años 60 y 70. Sin embargo, el mismo fue suspendido y demolido, y el sueño de su retorno se postergó por mucho tiempo. Ahora, por fin, parece que sus fervorosos hinchas lo verán realidad: su finalización estaría lista para el segundo semestre de 2018, tras el Mundial de Rusia.

El famoso reducto de la avenida 1 entre 55 y 57 fue inaugurado en 1907, y en 1970 se lo bautizó Jorge Luis Hirschi, en homenaje al ex futbolista y presidente del club, campeón en la era amateur en 1913. Allí el albirrojo jugó y ganó las finales de la Libertadores de 1968, 1969 y 1970 y disputó la segunda de la Interamericana en el 69. Una larga novela de felicidad, tanto que el último partido ahí hasta hoy, el 28 de agosto de 2005, fue el triunfo en el clásico platense sobre Gimnasia por 1 a 0.

Por ese entonces, la dirigencia había planeado construir un nuevo estadio allí mismo, y había comenzado las obras, pero en 2002 empezó un litigio entre el club y la Municipalidad de La Plata, que derivó en la inhabilitación del lugar en septiembre de 2005. Estudiantes decidió remodelarlo, y todo iba bien hasta que en 2010 una medida judicial suspendió los trabajos hasta comprobar si afectaban el medioambiente del precioso Bosque, uno de los lugares típicos de la ciudad, donde estaba emplazado.

En 2011 la medida fue levantada y continuaron los trabajos, pero se demoraron y cuando se pensaba su reinauguración a mediados de este año, recién estaría para el segundo semestre de 2018, con su nombre original y una capacidad de 25 000 personas sentadas, con una estructura acorde a las exigencias técnicas de la actualidad.

Mientras tanto, el «pincha» debió jugar en otros sitios. Primero en el majestuoso Estadio Ciudad de La Plata, denominado Único, y sobre todo, cuando no pudo usar éste por tantos espectáculos artísticos, en donde hoy recibirá a Boca Juniors por la fecha 12 de la Superliga: en el Centenario de Quilmes, donde es cierto vivió momentos tan gloriosos como los de 1 y 57, como que su primer partido allí fue el inolvidable 7-0 sobre Gimnasia en 2006.

Esta es la vida actual de Estudiantes, un grande aunque no se lo catalogue como tal. Sigue escribiendo páginas de oro en su larga y rica vida. Y espera que la próxima sea en su cancha. En su mítica de 1 y 57.

Diego Martín Yamus.
Diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros