Los favoritismos hay que confirmarlos. La Selección argentina Sub 23 era favorita ante Honduras para ganar el oro de los Juegos Panamericanos. Pero vaya que tuvo que transpirar la albiceleste para lograr el título y la medalla de oro merecida ante un bravísimo rival. El 4-1 final le dio a los de Fernando Batista un premio largamente merecido, no sólo por sus méritos en la cancha, sino por todo lo de afuera.

Después de una primera fase con altibajos, Argentina había sido superior en la semifinal con Uruguay barriendo al equipo en teoría más fuerte de este torneo de colegio. Pero apareció este once centroamericano que, de película, dejó afuera a México y se metió en el último encuentro en el sintético de San Marcos. Y no resultó un mero presente. El equipo del gran uruguayo Fabián Coito demostró por qué llegó hasta aquí, haciéndole partido a una nacional que arrancó de la mejor manera, con gol en su primera llegada. Fue Agustín Urzi, el chico de Banfield, que robó una pelota en la salida y definió para la apertura a los 7 minutos.

Honduras no se cayó ni nada. Con algunos talentosos y la amenaza de los delanteros Vuelto y Martínez, complicó mucho con tenencia de balón, juego asociado y chances. Fueron tres claras hasta que a los 42, Martínez recogió rebote en el arquero Cambeses para igualar justamente.

Seguían los Catrachos con buen andar, cerca del segundo. Urzi se fue del campo lesionado en el hombro y llorando de la bronca. En el peor momento argentino, todo se dio vuelta en un rato. En seis minutos nada más. A los 14, Colombatto cruzó para Valenzuela y el de Barracas Central remató muy bien para el desnivel. Dos más y tras buena combinación, un centro fue al ingresado por Urzi, Lucas Necul, el comodín de Arsenal que no perdonó. Y cuattro más y fue el capitán Fausto Vera, uno de los silenciosos hacedores de esta victoria, que cabeceó un tiro libre de Valenzuela para un 4-1 inesperado. Ahí sí los hondureños sintieron el triple golpe, y Colombatto casi marca el quinto estrellando tiro libre en el travesaño de Alex Guity.

Así es el fútbol argentino, te da sorpresas. Casi siempre desagradables. Esta vez la mejor, el oro panamericano. Porque quién daba algo por este Sub 23 armado de apuro, sin grandes, sin jugadores de clubes mayores. No hizo falta que vinieran Mascherano de China ni ninguna luminaria. Las luminarias fueron estos pibes que dieron todo por la camiseta. Y eso que hoy Adolfo Gaich, la gran figura del torneo, estuvo celosamente marcado en forma personal. Un equipo que, de las migajas de la AFA y los clubes poderosos, salió campeón de los Juegos tras 16 años. El oro más preciado. Un oro bien puro.

Torneo masculino de fútbol Juegos Panamericanos Lima 2019

Final (medalla de oro), sábado 10 de agosto de 2019

Argentina 4-1 Honduras

Goles: Urzi 7′ (A), Douglas Martínez 42′ (H), Valenzuela 59′, Necul 61′, Vera 65′ (A).

Estadio: Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Arbitro: Gustavo Murillo (Colombia).

ARG: Cambeses; Marcelo Herrera, Mosevich, Novillo, Medina; Colombatto, Vera, Valenzuela, Nicolás González; Urzi y Gaich. DT. Fernando Batista.

HON: Guity; Maldonado, José García, Oliva, Rivas; Reyes, Pineda, Jorge Alvarez; Peña, Vuelto y Douglas Martínez. DT. Fabián Coito.

Cambios: 56′ Necul por Urzi (A), 65′ Arriaga por Oliva (H), 71′ Flores por Reyes (H), 79′ Moreno por Vera (A) y Pinto por Peña (H) y 89′ Demartini por Valenzuela (A).

TERCER PUESTO (medalla de bronce)

México 1-0 Uruguay

Gol: Irizar 6′ (M).

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar    

@lostribuneros