El eslovaco Mak: “Podemos competir con Inglaterra por el  liderato”

0
81

Mientras Eslovaquia compite por un puesto en la Copa Mundial de la FIFA 2018, uno de sus jugadores explora ya el terreno en Rusia: el internacional Robert Mak, que el pasado verano fichó por el Zenit de San Petersburgo procedente del PAOK de Salónica griego. Junto con sus compañeros de selección, el centrocampista ofensivo busca ahora ganarse el billete que les dé derecho a estar en la cita mundialista, y, tras el 3-0 que el combinado eslovaco infligió recientemente a Escocia, los centroeuropeos no van por mal camino.

“Las diferencias entre Grecia y Rusia son enormes”, reconoce Mak, que anotó dos goles y dio una asistencia ante los escoceces, en una entrevista para FIFA.com.“Sin embargo, el míster (n.d.r.: Mircea Lucescu, entrenador del Zenit) me ha dado suficiente tiempo para adaptarme. Espero que esté contento con mi juego. Pienso que puedo resultar útil para el Zenit y confío en lograr muchos éxitos con este club”.

Mak, de 25 años, es el cuarto futbolista eslovaco que se enfunda la camiseta de la escuadra de San Petersburgo, después de que lo hicieran anteriormente el portero Kamil Contofalsky y los zagueros Martin Skrtel y Tomas Hubocan. Robert ya ha superado la marca de cinco goles que Skrtel logró en el club ruso.

«Se lo recordaré cuando nos veamos en la selección», ríe Mak. «En cualquier caso, eso tampoco tiene mucho mérito, porque jugamos en posiciones diferentes. Mi misión es marcar goles y la de Martin es evitarlos, aunque siempre es agradable conocer el dato».

Competir con Inglaterra

El joven centrocampista formó parte del combinado que representó a Eslovaquia en la Eurocopa 2016 y antes del inicio de la fase de clasificación mundialista, había marcado siete goles con su selección. Los eslovacos, que comparten grupo con Inglaterra, Eslovenia, Escocia, Lituania y Malta, empezaron de la peor forma posible al perder los dos primeros partidos. Desde entonces, la escuadra centroeuropea ha comenzado a recuperar el terreno perdido gracias al protagonismo de Mak.

«En las dos primeras jornadas no nos acompañó la suerte. Inglaterra nos marcó el gol de la victoria en el minuto 95 y el partido contra Eslovenia estuvo muy igualado, pero el factor campo acabó inclinando la balanza del lado esloveno. Frente a Escocia ya no podíamos permitirnos más tropiezos. Sabíamos que si perdíamos nos quedábamos prácticamente sin opciones. Sin embargo, supimos sobreponernos, ganamos 3-0 y demostramos que Eslovaquia sigue siendo un buen equipo. Marcar dos goles supuso una alegría para mí, pero lo importante es que logramos los tres puntos. Ahora necesitamos ganar a Lituania para volver a meternos en la lucha por la clasificación”.

«Inglaterra es la favorita, pero podemos lograr el segundo puesto y jugar la repesca, o incluso luchar por la primera plaza, porque en fútbol nunca se sabe. Clasificarse para el Mundial de Rusia será más difícil que meterse en la Eurocopa de Francia, porque entonces nos bastó con ser segundos, pero nos emplearemos al máximo con el objetivo de conseguirlo».

Un producto de la cantera del Manchester City

Los inicios de Mak como futbolista no fueron de lo más común. Nacido en Bratislava, el centrocampista eslovaco empezó a jugar en su país hasta que fue captado por la cantera del Manchester City, donde pasó casi seis años antes de firmar su primer contrato como profesional con el FC Núremberg alemán. Robert decidió irse a Inglaterra sin hablar apenas inglés.

«Tenía alrededor de 15 años», rememora Mak. «Ni siquiera había terminado la escuela obligatoria todavía. Para mis padres no fue fácil dejarme marchar, pero un año después se vinieron a Manchester también. Al principio resultó muy difícil, pero hoy sé que aquella fue la mejor decisión de mi vida. He llegado a ser el jugador que soy gracias a la cantera del Manchester City, donde aprendí mucho. La manera en que el fútbol se organiza allí no tiene nada que ver con lo que te encuentras en Eslovaquia. Fue una experiencia muy enriquecedora y estoy muy feliz de haber pasado por ella. Si me hubiera quedado en mi país nunca hubiera aprendido todo lo que aprendí allí».

En su nuevo club en Rusia, todo el plantel espera con impaciencia la inauguración del nuevo estadio de San Petersburgo, que tendrá capacidad para 68.000 espectadores y será una de las sedes de la Copa FIFA Confederaciones 2017 y de la Copa Mundial de la FIFA 2018.

«Todavía no he entrado en el estadio, pero sigo los trabajos de construcción desde el exterior porque vivo literalmente a cinco minutos», revela Mak. «Todo el mundo dice que será uno de los mejores estadios del mundo y la verdad es que tiene un aspecto magnífico».

«Creo que Rusia 2018 será un certamen fantástico y que todo el mundo estará encantado», asegura la estrella eslovaca. «Se están construyendo grandes estadios y algunos de ellos ya están listos. Las ciudades que albergarán los partidos son preciosas. Será una gran fiesta y deseo con todas mis fuerzas que Eslovaquia esté entre las selecciones participantes. Espero que consigamos la clasificación».

Fuente: FIFA.com

 

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

No hay comentarios