Arbitraje del femenino: 9,5 puntos

0
263

El fútbol femenino está llegando al final de su temporada. Apenas falta el Boca y River del martes, donde bregarán por el título, pero en las categorías de ascenso todo está finiquitado.

A lo largo y ancho del torneo, en todas las divisionales del este fútbol argentino AFA, hemos podido ver excelentes arbitrajes tanto femeninos como masculinos.

El nivel de preparación de los árbitros es de excelencia, algo que la FIFA supo apreciar y que no es en balde que hayan seleccionado a Mariana de Almeida para el Mundial de Clubes Masculino, nada menos, e incluso para la Copa Libertadores también de hombres junto a Daiana Milone impartieron justicia.

Gisela Trucco

Rápidos, con carácter pero sin soberbia y sin subirse a un pedestal, arbitraron de cerca. El estado físico de éstos jovenes referís marcó la diferencia a la hora de estar en el centro de cada jugada; el respeto a las futbolistas, el diálogo, el explicarles en ciertos momentos el porqué de la decisión generó un vínculo positivo con las deportistas.

Los partidos fueron dinámicos. Hubo alguna que otra polémica y errores meramente humanos. No hemos visto referís malintencionados o condicionadores de partidos, al menos en el ascenso que es nuestro fuerte y nuestra pasión también.

Destacamos la labor de Laura Fortunato en los partidos más duros, al igual que Roberta Echeverría. En las líneas las labores de las destacadas Gisela Trucco y Jennifer Mendoza, ésta última tuvo excelentes performances como jueza central.

Carla Belén López

Jessica Laborde, novata en los papeles, junto a Carla Belén López, han demostrado que el arbitraje es lo suyo. La primera como asistente, la López como referí central ha tenido excelentes actuaciones, incluso en partidos bravos como Vélez y Tigre en la Primera C donde hubo momentos en que tuvo que poner exaltado cuerpo técnico en su lugar.

Los referís son humanos; gran obra de sus respectivos colegios a la hora de revolucionar esa imagen de tipo soberbio y canchero como nos tenían acostumbados durante décadas en el balompié masculino.

Marcelinho Witteczeck

@lostribuneros

No hay comentarios