Un viejo conocido

En un clásico con mucha historia, Nueva Chicago y Deportivo
Morón igualaron sin goles en Mataderos y aburrieron a todo el
mundo. El torito tuvo las más claras del partido pero no pudo
concretarlas.
Para los equipos es difícil arrancar un torneo nuevo y más si
la primer fecha jugas con un rival de toda la vida. Hubo
caras nuevas para ambos clubes, el más reconocido Daniel
“Cata” Díaz, quien volvió de su retiro para ponerse la
camiseta de Chicago.
Los primeros minutos se notaba que ningún equipo quería tener
la iniciativa. Si bien los locales tenían la pelota no
generaban ningún tipo de riesgo.
Sin embargo, los dos tuvieron una jugada de riesgo en los 45
minutos iniciales. Para el torito Fabio Brizuela definió mano
a mano pero reaccionó muy bien Julio Salvá, el uno del gallo.
Mauricio Alonso lo tuvo para los visitantes pero desperdició
un tiro en la puerta del área chica y la tiró por arriba del
arco.
Como todo el año pasado los fallos arbitrales no se hicieron
extrañar. Fabricio Llobet decidió no cobrar un agarrón en un
córner al cata Díaz que pudo haber sido penal. Por otro lado,

llegando al entretiempo Nicolas Ramirez se iba solo y
Jonathan Fleita decidió hacharlo. Era expulsión para el
central de Chicago.
El segundo tiempo fue similar al primero, incluso peor.
Ninguno tuvo la iniciativa y decidieron sellar el 0 a 0. Otra
vez, Llobet tuvo una mala decisión. En esta ocasión era penal
claro por un tacle del Díaz al delantero Kevin Gissi. Cerca
del final, Chicago consiguió un tiro libre en la puerta del
área que fue atajado de manera espectacular por Salvá.
Un partido con muy poco fútbol y mucho roce, como viene
siendo habitual cuando se enfrentan estos dos. De los últimos
cinco encuentros, cuatro fueron empate, el viejo conocido.

Fede Marqui

@lostribuneros