1982: Uruguay primer campeón de la Copa Nehru en India

En el amanecer de 1982, la Federación de fútbol de la India (AIFF) decidió homenajear a quien fue en 1947 su inédito primer ministro apenas lograda la independencia, Jawaharlal Nehru. Así nació la Copa Nehru o Intercontinental Cup, que por décadas fue un certamen de cierto prestigio hasta su discontinuidad estos últimos años, con selecciones de peso y algunos clubes menores de participantes. 

Entre ellos estaba un joven Uruguay, recién eliminado del Mundial de España y con un plantel de promesas surgidas entre otras de la Sub 20 que jugara un año antes en Australia, empezando por el mediocampista de Wanderers Enzo Francescoli. La celeste era uno de los seis países que jugaban todos contra todos en la ciudad de Calcuta, y quienes fueran los dos mejores iban a una final. Y fue muy bien, comenzando el 17 de febrero con triunfo 1-0 sobre la formación B de Yugoslavia, con gol de Enzo. El 20 sacó su garra charrúa y le remontó al fuerte Corea del Sur un 0-2 por doblete de Chung-Hae Won a los 3 y 15 minutos, gracias a Venancio Ramos de penal a los 48 y Amaro Nadal a los 65 para el 2-2. Tras otro empate con otro referente del área, China, sin goles el 22, el 25 venció fácil al modesto local 3 a 1, con el «Polilla» Jorge Da Silva marcando a los 8 y 23 minutos y Mario Saralegui a los 70, tras el sorpresivo descuento de Manas Bhattacharya a los 35. Y el 28 cerró esa primera ronda hexagonal con esforzado 3-2 sobre el débil Italia amateur, con tantos de Ramos, Francescoli y Washington González, que le dio el primer puesto con 8 puntos y lo habilitó a la cumbre contra los chinos, que sumaron 7 como segundos por delante de Corea del Sur (6), Italia e India (4) y Yugoslavia (1). 

El 4 de marzo Uruguay esta vez pudo quebrar la resistencia china. Da Silva abrió el marcador a los 23 minutos y Nadal decoró a los 84 para el 2-0 y el primer título indio. Fue un pequeño consuelo para la golpeada celeste, como fuera en 1981 el Mundialito de Montevideo. Allá en la exótica, novelesca India tal vez nacía otra esperanza. 

Fuente: RSSSF 

Diego  Martín Yamus. 
diegoanita@hotmail.com.ar 

@lostribuneros