Vida de la Copa América: Uruguay conquista un trío de gloria

Estaba claro que en la naciente Copa América era Uruguay el dominador casi total. Para 1923 había ganado tres de los seis campeonatos en juego. Y ese año retornaba a ser sede luego de la que albergara en 1917. Pero ahora con un aliciente importantísimo: el campeón iría por primera vez a los también nacientes Juegos Olímpicos, a disputarse al año siguiente en París. 

Por eso en el Parque Central de Montevideo, entre el 29 de octubre y el 2 de diciembre, la celeste dirigida por Leonardo De luca salió a arrasar a sus sólo tres rivales, Argentina, Brasil y Paraguay, ya que Chile otra vez se había ido del quinteto de la época. Y con una generación de ganadores (Nasazzi, Scarone, Petrone, Cea, Romano) poco le costaron los tres encuentros. 

El 4 de Noviembre superó a los paraguayos 2 a 0 por Scarone y Petrone. Algo más debió esforzarse para derrotar a Brasil 2 a 1 el 25, ya que tras la ventaja de Petrone y el empate de Nilo, Pedro Cea desniveló recién a los 75 minutos. Pero el 2 de diciembre, ante alrededor de 22.000 inchas, batió a Argentina 2 a 0 por Petrone a los 28 y Somma a los 88 y consiguió el doble objetivo de campeón y clasificado a los Juegos Olímpicos. Esa tarde la celeste formó con Casella; Nasazzi, Uriarte; Andrade, Vidal, Ghierra; Ladislao Pérez, Scarone, Petrone, Cea y Somma. 

Allí no terminaría la ola victoriosa de Uruguay. Contra europeos que se burlabann de sus prácticas en París, en 1924 vapuleó a Yugoslavia, Francia, Holanda y Suiza y se colgó el primero de sus dos oros Y a fines del 24, otra vez en su suelo, volvió a obtener el Campeonato Sudamericano. Lo que hoy llamaríamos triple corona. Es que Uruguay era rey indiscutido del fútbol, no sólo el de su continente. 

Diego  Martín Yamus. 
diegoanita@hotmail.com.ar 

@lostribuneros