El Grupo Casal, considerado “dueño del fútbol uruguayo” según la afición de éste país, parece estarse resquebrajando. La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) se quedó con los derechos comerciales de todo lo que tenga que ver con la selección.

La AUF comenzó a ponerse las pilas y gracias a movimientos tácticos está pujando para independizarse de la empresa Tenfield, dueña de los derechos comerciales del balompié de ese país desde 1998.

Primero, lograron hacer un buen arreglo con la firma PUMA que es representada en Uruguay por el Grupo Casal, quien le pagaba “unas monedas” y ahora deberá abonarle una suma suculenta como siempre le debió corresponder al cuatro veces campeón del mundo.

Ahora, con este movimiento que comenzó gracias a la presión de los futbolistas del seleccionado, la AUF podrá negociar de manera directa con auspiciantes, y podrá celebrar partidos amistosos por cuenta propia y, además, tendrá derecho a manejar su propio dinero de las recaudaciones dejando fuera de esto a Tenfiled.

En diciembre del año 2015 estuvimos en Montevideo consultado a aficionados y gente vinculada directamente al fútbol, quienes nos contaban que el Grupo Casal, además de ser dueño de los derechos de televisión e imagen del balompié charrúa, es dueño de la mayoría de los futbolistas que juegan en primera división, monopolizando así este deporte y extorsionando a clubes que no les sean afines.

Igualmente esto va a traer cola ya que los jugadores del seleccionado nacional exigen que la AUF negocie con ellos los derechos de imagen de manera directa, dado a que buscan que despeguen del Grupo Casal y, por fin, el ente sea totalmente independiente y que la millonada de dólares que ingresa no vaya a parar a las arcas de una corporación llegándole a ellos “migajas”.

Los clubes orientales no logran figurar en el contexto internacional desde 1988 cuando Nacional de Montevideo levantó el trofeo Intercontinental tras vencer al Philips SV. Recién en 2011 Peñarol logró llegar a la final de la Copa Libertadores, cayendo con el Santos de Neymar.

Además, el fútbol de primera, que parecía iba a ser federal ya que arrancó en 1999 con una gran cantidad de clubes del interior, sin embargo, paulatinamente fueron dejándolos caer para volver al torneo metropolitano con excepciones como Plaza Colonia, que es el único del interior que juega, y el viejo Juventud que siempre fue afiliado a la AUF.

@lostribuneros