Tonga, el último de la FIFA

El reino de Tonga, situado en la turística y hermosa Polinesia, en pleno Océano Pacífico Sur, en Oceanía, es conocido por su belleza natural, sus danzas, su música y, en cuanto al deporte, el rugby, cuya selección jugó varios Mundiales haciéndole fuerza a la Argentina, Los Pumas, en el último. También cobró relevancia en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, cuando el boxeador Paea Wolfgramm logró la primera medalla al perder la final de la división pesados ante el ucraniano Vladimir Klichko. ¿El fútbol? Sí, existe, muy por detrás del juego de la ovalada, pero tiene su historia. Aunque sea actualmente el último del ránking de la FIFA.

Ya en los años 60, los tonganos pateaban una pelota contra sus vecinos de Samoa, Fiji y otras islas del Pacífico Sur. En 1965 se creó la Tonga Football Association y, apenas obtenida su independencia del Reino Unido, el 4 de junio de 1970, comenzó a disputarse un modesto campeonato de Primera División con siete equipos, todos con nombres difíciles de recordar, salvo el SC Lotoha´apai, que se llevó todos los títulos desde 1998, con excepción de 2009. El campeón se clasifica a la ronda preliminar de la Champions League de Oceanía, mientras los últimos dos descienden a la Division 1, que curiosamente cuenta con más conjuntos, 14.

Por su parte, la selección empezó a competir en 1979, en el marco de los Juegos del Pacífico Sur, cuando en Fiji debutó con una derrota 0-8 ante Tahití. Desde entonces sólo participó en torneos regionales como los Juegos y la desaparecida Copa Polinesia, de la que en 1994 fue subcampeón,su mejor resultado internacional. Porque aunque desde 1996 disputó las eliminatorias para la Copa del Mundo de la FIFA, sólo venció a rivales muy débiles como Samoa y Samoa Estadounidense, por supuesto quedando rápidamente al margen. Sus dos primeros encuentros clasificatorios en 1996 los ganó, pero luego perdió ante Islas Salomón el acceso a la siguiente ronda con un marcador global de 13- 0. Peor aún le fue en la siguiente fase previa, la de Corea del Sur y Japón 2002, cuando obtuvo dos triunfos ante los samoanos pero recibió una estruendosa goleada ante Australia por 22 a 0. Puede haber influido que algunos de los futbolistas tonganos no estaban acostumbrados a usar botines. Lo mismo le ocurrió para 2006 y 2010, en cambio para 2014 fue segundo de Samoa en un minitorneo donde el primero pasaba a la siguiente instancia. Pero volvió a su flojo nivel para Rusia 2018, cuando en septiembre de 2015fue organizador de un cuadrangular en el Loto-Tonga Soka Center Field, en Atele, donde cayó en sus tres partidos ante Islas Cook y las dos Samoa. En ese certamen, el equipo de Timote Moleni contó con el futbolista más veterano entre los participantes, Kilifi Uele, de 40 años, y el más joven, Anthony Likiliki, de tan sólo 15.

 

Tonga es junto a Samoa Estadounidense el único país que nunca se clasificó para la Copa de Naciones de Oceanía. Su mejor lugar en la FIFA fue 163 en octubre de 1998, pero ahora ocupa un no muy honroso último puesto que comparte con Anguila, Bahamas, Djibouti, Eritrea y Somalía. El fútbol tongano se desarrolla en condiciones que no son las ideales, como que  los jugadores deben trasladarse lejos de la capital, Nukualofa, por carreteras bacheadas para poder entrenarse en campos que no son los mejores. Pero con su entusiasmo y la ayuda de la entidad madre, Tonga espera en el futuro ser algo más que un equipo importante de rugby.

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros