Sánchez se enganchó

El uruguayo tiene tres pulmones. Sabe jugar los clásicos y no es de los jugadores que «arruguen» en las bravas. Sánchez juega muy bien bajo presión y llevó a la victoria a su equipo frente a Boca.

Carlos Sánchez no sintió para nada el rigor del superclásico y, una vez más, se sintió como pez en el agua. Nunca bajó los brazos, supo devolver algún codazo y plantarse ante los rivales.

Este jugador, que ya debutó con la Celeste, le hace honor a la vieja «garra charrúa».

@lostribuneros

Fijate en

Batallas Sin Cuartel: Empates de Infarto en la UEFA Champions League

¡Empates electrizantes en los primeros asaltos de los cuartos de final de la UEFA Champions …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *