Qué poco nos mueve la Selección

Otros tiempos, cuando uno sabía que jugaba la Selección argentina de fútbol, casi se le erizaba la piel y por supuesto los nervios, más allá de quién jugara o quién fuera el técnico, o qué clase era el partido. Pero como tantas cosas en el mundo, con el paso de los años la vida cambió mucho. Y hoy, no nos invade ese cosquilleo por la albiceleste que antes sentíamos. Es cierto que los bajos resultados, las finales perdidas del Mundial 2014 y las Copas América, nos redujeron esas ganas. Pero ya venimos de décadas, se puede estimar desde los 90, que la Selección nos mueve muy poco los pelos. Puede influir también la «generación perdedora», los pobres rendimientos de las estrellitas europeas, empezando por nuestro demasiado querido Messi. O la irregularidad de los nuevos convocados, la desorganización de la AFA que no ha sabido qué hacer con el famoso proyecto de selecciones, como el asunto del entrenador, en este momento Lionel Scaloni. Hay un poco de todo. Pero levantarse un domingo como hoy antes de las 11 de la mañana para este encuentro contra Ecuador no le cambia la agenda ni le quita el sueño a nadie. Hoy es así. Que ellos, los comandantes de la gloriosa Selección, trabajen para cambiar esa realidad.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar     

@lostribuneros