Ponderan en Inglaterra la garra de Funes Mori

El “Mellizo” se está ganando a la parcialidad del Everton. Su experiencia y temple, a pesar de su corta edad, están influyendo positivamente en su desempeño. 

El popular diario inglés Daylimail ponderó la entrega y experiencia del joven defensor Ramiro Funes Mori, hombre que a los 24 años, se está ganando un lugar en el Everton.

Novato para jugar en la Premier League, experimentado a la hora de disputar partidos clave, como un clásico.

‘El fútbol aquí no tiene el mismo tipo de presión que tenemos en Argentina, donde la gente se apasiona.  Hubo presión, por supuesto, en un partido como el clásico de Merseyside, pero fue una buena presión “, explicó Funes Mori.

“El año pasado, por lejos el partido con Boca fue increíble. Tal vez habían 45.000 espectadores en el estadio brindando todo el apoyo a Boca contra apenas 11 hombres de River Plate y 5 en el banco de suplentes”.

“Tras haber anotado, grité y sólo me podían oír mis compañeros.

“Cuando marqué, grité  yo sólo podía oírme y mis compañeros de equipo. El resto del estadio estaba apagado. ¡Creo que me odian! “.

Acostumbrado a jugar partidos con el apasionado hincha contra el alambrado, insultando, amenazando, e incluso, con intenciones de agredirlo, el defensor llegó a una Premier League, que es totalmente diferente.

Tras el partido por Copa Libertadores, en la Bombonera, Funes Mori y varios de sus compañeros debieron ser hospitalizados, luego haber sufrido un atentado con gases lacrimógenos por parte de malvivientes identificados con Boca Juniors.  Antes, debieron abandonar el estadio con una fuerte custodia policial, debido al nivel de tensión y sobreexcitación que tenían los simpatizantes locales.

Sin problemas con el idioma, debido a que se crió en Texas, llegó al fútbol inglés dotado de experiencia como defensor, por eso, cuando debieron recibir en Goodison Park al Liverpool, no se amilanó.

El “Mellizo”, que está reemplazando al lesionado Phil Jagielka, bien podría quedarse con la titularidad.

@lostribuneros