Partidos memorables del fútbol olímpico

Este viernes la llama volverá a arder. Los emotivos, maravillosos Juegos Olímpicos comenzarán oficialmente ese día su edición 32 en Tokio, Japón, con las distintas ceremonias y protocolos. Pero el fútbol, siempre asunto aparte del gran evento deportivo internacional, se anticipará este miércoles entre las mujeres y el jueves entre los hombres, con la Argentina de Fernando Batista candidata a una medalla de oro. Y como es asunto aparte, pocos recuerdan qué hechos importantes sucedieron desde el primer torneo oficial en 1908. Aquí repasaremos varios partidos que dejaron su marca por distintos motivos.

En esa cita inicial de Londres 08 (aunque había habido exhibiciones en París 1900 y Saint Louis 1904) todo fue primitivo y grotesco. En uno de los poquísimos encuentros eliminatorios, Francia A jugó contra Dinamarca, que lo venció por un apretado 17- 1, en los que 10 tantos fueron de Sophus Nielsen, un récord por muchos años. Tal fue la vergüenza de los franceses que decidieron no jugar el tercer puesto. 

En Amberes (Bélgica) en 1920 los Juegos regresaban tras la Primera Guerra Mundial. Pero los líos siguieron. en la final entre los belgas y Checoslovaquia, que los primeros iban ganando 2 a 0, sus rivales decidieron a los 39 minutos abandonar la cancha en protesta  por el trabajo del árbitro inglés Lewis. Bélgica se quedó con el oro, pero la plata y el bronce estaban vacantes. Entonces se jugó un minitorneo entre los eliminados en cuartos de final y semifinales, obtenido por España que derrotó 3 a 1 a Países Bajos. 

Cuatro años después se inició la era gloriosa de un tal Uruguay, ese pequeño país del que los europeos se reían. La celeste les demostró su grave error con su primer oro en París. Para ello atravesó varias eliminatorias. Una fue la controvertida semifinal. El 5 de junio, el mítico estadio de Colombes esperaba nuevamente a los sudamericanos frente a Países Bajos, que empezó ganando a los 32 minutos. El gran Pedro Cea igualó a los 62, pero el triunfo no llegaba, hasta que a los 81 minutos el árbitro francés Vallat cobró un penal polémico, ya que en la jugada previa Scarone se la llevó con la mano. El propio Héctor convirtió y Uruguay fue a la final,mientras el diario galo France Soir tituló “El árbitro derrotó a Países Bajos”.

Uruguay reafirmó su éxito del 24 en Amsterdam, Países Bajos, en 1928. Y justo contra su vecino Argentina, con quien ya mantenía encarnizada rivalidad. La decisión tuvo que ser en dos partidos. El primer choque terminó 1 a 1 el 10 de junio, con goles de Petrone y Ferreira. Tres días después, como se usaba esos tiempos, jugaron el desempate y Figueroa puso arriba a Uruguay, pero Luis “Doble Ancho” Monti empató. Cuando todo iba a alargue o cosa parecida, Héctor Scarone marcó a los 73 minutos y Uruguay logró su segunda medalla de oro. Preludio de lujo de lo que en el 30 sería su consagración en la primera Copa del Mundo de la historia. 

Fue muy claro que los Juegos de 1936 fueron más políticos que otra cosa: eran los de Adolf Hitler en el poder. El fútbol, como otros deportes,  se vio salpicado por un feo suceso en los cuartos de final entre Perú y Austria. Los peruanos, comandados por el gran Teodoro «Lolo» Fernández, remontaron un 0-2 faltando 15 minutos y ganaron 4-2 en alargue pasando a las semifinales. Pero Austria protestó el resultado aduciendo que el campo no cumplía requisitos para un partido de fútbol. Y que durante el tiempo extra, los jugadores habían sido maltratados por los incaicos, denunciando incluso que espectadores entraron a la cancha, uno portando una pistola. Entonces la FIFA ordenó repetir el encuentro, decisión que Perú intentó apelar pero no tuvo éxito, por lo que no se presentó y Austria se clasificó automáticamente. Eso no fue todo: Perú decidió retirar su delegación del evento, seguido por varios países latinoamericanos. 

Más manchado de oscura política fue el Yugoslavia-Unión Soviética en Helsinki, Finlandia, en 1952, claro, muy politizado por los dictadores Tito, de los yugoslavos,  y Josef Stalin, de los soviéticos; el primer choque, lleno de peleas e insultos entre los futbolistas, lo ganaban  los balcánicos 5 a 1, pero la URSS igualó 5-5. En el desempate Yugoslavia venció 3 a 1 y Stalin, encolerizado por la derrota,  prohibió a sus jugadores volver a participar. 

Los socialistas arrasaban con todo. La URSS se tomó amplio desquite en 1956 en Melbourne, Australia, ganando el oro con figuras como Lev Yashin, Netto y Streltsov. Sin embargo, y tras dejar afuera a Alemania Federal, se topó con Indonesia en  cuartos de final. Uno creeería en una supergoleada, pero los indonesios le arrancaron un enorme empate sin goles. Por eso debió irse a desempate, y ahí sí todo fue normal: la URSS goleó 4 a 0.

En México 1968, dos años antes del Mundial 70, Guatemala estaba entre los participantes y por el Grupo 4 enfrentó a Checoslovaquia, anterior subcampeón y lógico favorito. Pero los Chapines dieron el golpe ganando 1 a 0 con gol de Valdez. Y no se quedarían allí, llegando hasta cuartos de final perdiendo con el campeón Hungría apenas 1-0.

Décadas del 60 y 70, ya era más moderna, el fútbol se ampliaba a países sin tradición. Tal fue el caso de Birmania (actual Myanmar), que en los tristes Juegos de Munich (atletas israelíes asesinados por palestinos) comparttió zona con la URSS, México y Sudán. Muy decoroso fue lo de los birmanos, que cayeron por un gol con los dos grandes. Y en el cierre batieron a los sudaneses 2 a 0. Para ellos seguramente fue una medalla de oro.

Uno de los partidos olímpicos más recordados e impactantes debe haber sido el Zambia-Italia de Seúl (Corea del Sur) en 1988. Mientras los favoritos italianos empezaron con un 5-2 a Guatemala, los desconocidos africanos sólo igualaron a dos con Irak. Pero ese 19 de septiembre, Zambia se destapó y humilló a la gran azzurra (luego cuarto) 4 a 0. Y un tal Kalusha Bwalya marcó tres para uno de los hechos salientes de esa cita.

En Barcelona 92, Colombia se jactaba de tener un súper equipo con Oscar Córdoba, Bermúdez, Pacheco, Valenciano, Aristizábal. Sin embargo fue arrasado por la España campeona 4-0 y no pudo 1-1 con Qatar. Si vencía A Egipto tenía remota chance de seguir. Y empezó 2-0 a los 13 minutos, pero un grave error de su arquero Farid Mondragón provocó el descuento egipcio y derivó en el empate. Faltando poco Gaviria desniveló y si bien no alcanzaba, era una honrosa despedida. Pero el medio Khashaba marcó dos goles en los 89 y 90 minutos y Egipto se lo llevó 4-3, terminando de arruinarle la vida a la pobre selección cafetera.

Para 1996 en Atlanta  (Estados Unidos), Argentina y Brasil, con sus superestrellas, eran candidatos a su primer éxito. No contaban que un tal Nigeria, también de grandes figuras, los frustró con remontadas espectaculares. De las dos sin duda la más fue la semifinal con los brasileños, que a los 27 minutos vencían 3-1. Parecían ir a por el oro con la Selección, hasta que faltando 13 minutos Ikpeba achicó y a los 90, Nwankwo Kanu igualó con espectacular tijera a tres y mandó el partido al alargue, donde quien marcaba el gol de oro pasaba. Y a los 4 minutos del suplementario, otra vez Kanu marcó el 4-3 y puso finalista a su país, luego campeón ante Argentina.

Brasil parecía tener un hechizo con los africanos. En Sydney, Australia, en 2000, perdió en la fase de grupos 3-1 con Sudáfrica en los últimos 16 minutos. Igual pasó a cuartos de final, donde el Camerún dorado de Samuel Eto’o lo dejó afuera 2-1 en alargue con gol de oro.

Argentina había ganado por entonces sus dos primeros títulos en 2004 y 2008. Se ausentó de Londres 2012 y para Río de Janeiro 2016, todo fue caótico con la AFA intervenida, un técnico improvisado como Julio Olarticoechea y pocos jugadores para entrenar. El resultado fue el lógico: afuera en primera ronda, y con Honduras. Debía vencer a los bravos Catrachos (luego cuartos) pero sólo igualó 1 a 1 y a los 90 minutos, con  gol de Mauricio Martínez.

¿Qué episodios locos o recordables nos traerá Tokio 2020? Esperemos al miércoles y jueves y tal vez conozcamos uno nuevo.

Fuente: Archivo Tribunero.com

El 4-0 de Zambia a Italia del 88:

Zambia-Italy 4-0 | Football at the 1988 Summer Olympics| One of the worst defeat for Italy19 September 1988 | Summer Olympics | Zambia-Italy 4-0 One of the worst defeat for Italy Scorers 1-0 Kalusha Bwalya(40) 2-0 Kalusha Bwalya(55) 3-0 Jonson Bwalya(63) 4-0 Kalusha Bwalya(90) Stadium Gwangju Mudeung Stadium, Gwangju Summer Olympics Seoul 1988www.youtube.com

Diego  Martín Yamus. 
diegoanita@hotmail.com.ar 

@lostribuneros