Partido interrumpido por la policía; Uruguay sentó precedente en 1946

El hecho bochornoso producido en el partido entre Brasil y Argentina en el «Itaquera» por Eliminatorias Sudamericanas, donde la policía federal brasileña invadió el campo junto a inspectores sanitarios para detener futbolistas albicelestes, no fue el primer caso en la historia del fútbol profesional, sino que en Uruguay existió un caso que marcó un precedente en 1946.

Un 8 de diciembre del mencionado año los popularísimos Peñarol y Nacional jugaban su partido clásico en el Estadio Centenario. En esa ocasión los carboneros se imponían con comodidad sobre los tricolores que eran campeones pero estaban heridos porque perdían feo por 4-1. Cuenta la historia que en el cuarto gol de los rayados un futbolista atacó al autor de esa conquistas a golpes, lo que provocó un tumulto y airadas protestas, escribía en ese momento el ahora extinto diario «El Día».

Chirimini, que llevaba facturados dos tantos, fue agredido a puntapies por parte del defensor de Nacional, Eusebio Tejera, defendiéndose desde el suelo. Acto seguido el referí expulsó a ambos futbolistas.

Indignado, el capitán peñarolense, el legenadario Obdulio Jacinto Varela, le protestó al árbitro considerando que su decisión de expulsar al agredido era injusta, sin embargo, pasando por encima de cualquier decisión referil, el comisario que estaba en servicio entró al campo de juego para llevarse arrestado al jugador mirasol sin autorización del juez.

Galileo Bianchi, encargado de impartir justicia, había declarado para el diario El Día que «a Obdulio Varela lo expulsó la policía». Este hecho produjo un precedente para el fútbol mundial por causa de la intervención de un comisario que se sintó más poderoso que el propio referí, encendiendo las alarmas porque el fútbol se prestaría para que cualquier oficial de policía irrumpa en un juego y arreste al jugador que no les guste o que juzguen que tiene una conducta iracunda por encima de la autoridad del referí.

Uruguay es pionero en el mundo del fútbol, según fuentes de ese país, este caso es inédito y marcó un antes y un después.

Fuente: El Día y Padre y Decano

@lostribuneros