Papelón en la Premier League; hinchas hicieron suspender el clásico entre Manchester y Liverpool

0
139

La jornada 34 de la Premier League no podrá jugarse íntegra porque el clásico entre Manchester United y Liverpool fue suspendido.

Un grupo de hinchas del Manchester invadieron el terreno de juego de Old Trafford para demostrar su descontento con el grupo propietario, obligando a que las autoridades decidan suspender la puja.

Eran arriba de mil los aficionados que entraron al campo de juego, quienes ya habían anunciado su descontento con las autoridades del club. Apelaron al derecho de protesta, sin embargo, era desde la tribuna y no desde el campo de juego. Al considerar que esto se iba a desmadrar la policía decidió dejar sin efecto el partido.

Pese a todo varios guardias de seguridad sufieron heridas al tratar de impedir el acceso de los iracundos hinchas. En las calles frente al hotel donde se alojaba el equipo de Manchester, el vallado fue derribado y lanzado contra los policías que trataban de disuadir a los enfadados hinchas.

Los agentes estaban al tanto de una protesta prevista para hoy en Old Trafford (domingo 2 de mayo) y estaban trabajando en estrecha colaboración con las demás autoridades para garantizar que los que asistieron estuvieran a salvo y, al mismo tiempo, permitieran su derecho a la protesta pacífica.

Esta tarde, grupos de manifestantes comenzaron a reunirse en Old Trafford y por separado en The Lowry Hotel, Salford, donde se alojaban los jugadores del United. A última hora de la tarde, alrededor de 200 manifestantes se habían reunido frente al Lowry y más de 1.000 en Old Trafford.

Los oficiales continuaron monitoreando de cerca la situación, interactuando con los presentes, pero a medida que los grupos crecían en tamaño se hizo evidente que muchos de los presentes no tenían la intención de ejercer su derecho a la protesta pacífica. Se prendieron bengalas y se arrojaron botellas a los oficiales.

Los manifestantes a las afueras de Old Trafford se volvieron especialmente agresivos con la Policía antes de que un grupo de alrededor de 100 entraran a la fuerza al césped. Algunos miembros del personal de United tuvieron que encerrarse en habitaciones.

Los que estaban en el estadio fueron desalojados por los oficiales, pero afuera, en la explanada, la hostilidad creció con botellas y vallas lanzadas contra oficiales y caballos. Dos oficiales resultaron heridos, uno de ellos fue atacado con una botella y sufrió una importante herida en la cara, lo que requirió tratamiento hospitalario de urgencia.

Con el aumento de la hostilidad, hubo que desplegar oficiales adicionales y reclutar oficiales de las fuerzas cercanas para ayudar a los oficiales de Greater Manchester.

Tras la reunión con la Premier League, el Trafford Council y los clubes, se tomó la decisión conjunta para posponer el partido por razones de seguridad.

El subjefe de policía de GMP, Russ Jackson, dijo: “El comportamiento mostrado hoy por los aficionados de Old Trafford y The Lowry Hotel fue imprudente y peligroso».

“Entendemos la pasión que muchos seguidores sienten por su equipo y respetamos plenamente el derecho a la protesta pacífica. Había planes para garantizar que esto sucediera de manera segura, pero pronto quedó claro que muchos de los presentes no tenían intención de hacerlo de manera pacífica».

“Las acciones de los de hoy nos obligaron a tomar oficiales de la policía de primera línea y pedir el apoyo de las fuerzas cercanas para evitar que el desorden empeorase. En diferentes puntos, se arrojaron botellas y vallas, agredieron a los agentes y la gente escaló la estructura del estadio creando un riesgo para ellos y los agentes».

«Hemos iniciado una investigación y trabajaremos en estrecha colaboración con las autoridades para asegurarnos de establecer todas las circunstancias que rodearon los eventos de hoy y enjuiciar a los responsables», anunció la policía del Gran Manchester.

@lostribuneros

No hay comentarios