Momento doloroso e infame para el entrenador español Luis Enrique. Su hija de apenas nueve años de edad dejó de existir víctima de un cáncer fulminante.

Xana llenó de dolor al ex entrenador del Barcelona de la selección de España tras su desaparición física. La nena de nueve años fue diagnosticada de osteosarcoma, es decir, un tumor óseo.

Luis Enrique agradeció el apoyo multitudinario recibido mediante un comunicado. «Las muestras de cariño recibidas durante estos meses y agradecemos la discreción y comprensión», respecto a la enfermedad de Xana.

Inesperadamente el técnico había renunciado al seleccionado español alegando «motivos familiares de fuerza mayor», por lo que no se sabía concreta qué estaba pasando en su vida. Medios españoles sabían lo que sucedía pero supieron resguardar el secreto que infelizmente se dio a luz.

@lostribuneros