LOS BRASILEÑOS SIEMPRE ANDAN METIDOS EN LÍOS

La violencia dentro y alrededor del campo no es prioridad de exclusiva de los brasileños pero en la gran mayoría de los líos andan metidos. Luego del problema entre Tigre y San Pablo en el Morumbí por la final de la Sudamericana, salieron al tapete varios otros hechos.

Las peleas son tan viejas como las competiciones continentales, las que nacieron en 1960 y desde allí se han disputado ininterrumpidamente. No todos los líos son propiedad de Brasil, pero un 80% si les pertenece, tanto de locales como de visitantes.

1962. Final de la Copa Libertadores. Santos 2-3 Peñarol.
En verdad empataron 3-3 pero el árbitro informó los “aprietes” que sufrieron y la manera irregular que el “Pescado” llegó al empate. La Confedereación (hoy Conmebol) le anuló el gol a los brasileños y se lo dio por ganado al mirasol.

1971. Primera fase de la Copa Libertadores. Boca 2-2 Sporting Cristal
El partido tuvo 19 expulsados, tras una batalla campal sobre la cancha de la Bombonera. Los involucrados terminaron detenidos.

1972. Primera Fase de la Copa Libertadores. Olimpia 2-2 Atlético Mineiro
El campeón brasileño jugó su primera Copa y tuvo que pagar el derecho de piso en la ciudad de Asunción. 5 expulsados tras una batahola. Habían empatado 2-2 pero la Conmebol le quitó los puntos al Atlético.

1981. Final de Copa Libertadores. Flamengo 2-0 Cobreloa.
Se jugó en el estadio Centenario de Montevideo y el pibe Anselmo entró a la cancha para reemplazar a un adversario con instrucciones precisas: pegarle a Mario Soto. El juvenil brasileño cumplió con el cometido y se armó una batalla campal en Uruguay. Soto, jugador del “Loa” había tenido a maltraer a los brasileños tanto en Santiago como en Río.

1985. Semifinales de la Copa Libertadores. El Nacional 2-0 Peñarol.
El partido se jugó en Quito y al finalizar terminó en una gresca descomunal entre los jugadores de Peñarol y la policía ecuatoriana. Tuvieron que arrojar gases lacrimógenos para detener a los iracundos defensores del equipo charrúa.

1991. Semifinales de la Copa Libertadores. Colo Colo 3-1 Boca Jrs.
Se jugó en la ciudad de Santiago de Chile; los locales infiltraron a barras dentro del campo, quienes se hicieron pasar por personal de prensa. Luego del tercer gol, se armó un “tole-tole” de película. Batistuta y el pacífico Oscar Tabarez participaron de la pelea. Los carabineros soltaron perros adentro de la cancha y uno de ellos mordió al arquero Navarro Montoya.

1993. Supercopa. Gremio 2-0 Peñarol.
El partido se jugó en el estadio Olímpico de Porto Alegre y terminaron 7 contra 7, tras la gran cantidad de expulsados. Los jugadores brasileños comenzaron a gozar a los jugadores uruguayos y se armó una batalla campal. Los players del tricolor gaúcho abandonaron la cancha y los uruguayos tuvieron un mano a mano con la policía.

1995. Supercopa. Flamengo 3-0 Vélez.
Los brasileños no se cansaban de burlarse de sus colegas argentinos de Vélez y el “Chino” Zandoná recibió una bofetada de Edmundo, el argentino fue más allá y le aplicó un golpe que dejó inconsciente al “Animal”.

1999. Semifinal de la Copa Mercosur. Peñarol 3-2 Flamengo.
Todo comenzó en Río de Janeiro cuando los jugadores cariocas, junto a la policía agredieron a sus pares de Peñarol en el entretiempo. Los uruguayos se la juraron y tras el partido los jugadores carboneros se fueron encima de los brasileños y uno de ellos cayó por las escaleras terminando fracturado.

2004. Octavos de final de la Copa Libertadores. América de México 1-1 Sao Caetano.
El modesto equipo brasileño eliminó al poderoso equipo mexicano en pleno estadio Azteca. Cuauthemoc Blanco, jugador de las águilas, agredió a un rival brasileño con un codazo. Se armo tal pelea que los hinchas saltaron de las tribunas a la cancha, arrancando el tejido perimetral. Los jugadores el “azulâo” corrieron a los vestuarios. Blanco fue suspendido por un año y el América tuvo que pagar 50 mil dólares de multa.

2010. Final Copa Libertadores de América. Internacional 3-2 Deportivo Guadalajara.

Tras el pitazo final en el Beira Río de Porto Alegre un jugador de las “chivas” fue agredido de atrás y se trenzaron.

2010. Semifinal de la Copa Sudamericana. Fluminense 2-1 Cerro Porteño.
Se jugó en el Maracaná y tras el pitazo final comenzó la batalla “greco-romana”. En Asunción los jugadores del Flu habían sido víctimas de todo tipo de agresión y se tomaron la revancha en su escenario. No le salió muy barato pelear con los guaraníes porque perdieron los derechos a jugar de local por 4 partidos.

2011. Primera fase de la Copa Libertadores. Argentinos Jrs. 2-4 Fluminense.
Argentinos quedó eliminado en casa y se trenzaron con los cariocas. La policía hacía la vista gorda.

2011. Final de la Libertadores. Santos 2-1 Peñarol.
Los brasileños se cansaron de burlarse de los derrotados jugadores charrúas y éstos no soportaron las chicaneadas y golpes bajos de los santitas. Para peor, un hincha se metió al campo y agredió a un jugador carbonero y terminó en batahola.

2012. Final de la Copa Sudamericana. Sao Paulo 2-0 Tigre.
El elenco argentino decidió no entrar para jugar la segunda parte, luego de ser agredidos en los vestuarios del estadio Morumbí por personal de seguridad y la propia policía.

Como ya vio, en la inmensa mayoría de las peleas hay equipos brasileños involucrados.

@lostribuneros

Fijate en

¿Qué harían Italia, Colombia, Chile, Egipto en este Mundial? 

Se supone que los mejores 31 países del mundo (junto al anfitrión) están por algo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.