¿FUE UN GALLINAZO O NO EL DE TIGRE?

Tras los serios incidentes el pasado miércoles 12 en el Morumbí entre los jugadores y cuerpo técnico de Tigre y la seguridad privada del club San Pablo que terminó prematuramente el partido final de la Copa Sudamericana 2012, cuando el equipo argentino se negó a ingresar al campo para encarar la segunda etapa. Este hecho generó una verdadera polémica.

Hubo cruces de informaciones de todo tipo sobre lo sucedido y comenzaron a caer los antecedentes históricos sobre este tipo de incidentes.

En la mayoría de las peleas están involucrados clubes brasileños, ya sea cuando juegan en casa como cuando lo hacen afuera.

Los jugadores de Tigre denunciaron haber sido salvajemente agredidos y amenazados de muerte con armas de fuego en los vestuarios por una iracunda seguridad privada del estadio en complicidad con la policía, algo que no ha de extrañarnos pero sería genial saber también como se inició todo, a ciencia cierta, porque los brasileños se han quejado de la provocaciones de los jugadores del elenco argentino, hacia la mencionada seguridad privada.

Lo concreto es que el árbitro, junto a las autoridades de la Conmebol y las fuerzas de seguridad del estadio Cícero Pompeu de Toledo “Morumbí” daban garantías de que no iba a tener problemas la reanudación del juego, pero los jugadores de Tigre se negaron a entrar y listo: se dio por terminado el partido y se consideró que el equipo de Victoria se retiró.

Consultando las redes sociales y preguntándole a la gente en la calle hemos visto diversos puntos de vistas y encontradas opiniones. Aquí te citamos algunas de las notas recogidas en la calle por nuestra compañera Daniela Maruti.

Mario, chofer. “Tenían que haber entrado lo mismo y guapearles adentro de la cancha. No daba. Siempre son así éstos partidos”.

Manuel, encargado de edificio: “Los brasucas siempre se zarpan, te cancherean y se hacen los cocoritos cuando juegan de local. Está bien que Tigre se haya retirado”.

Jorge, guardia de seguridad: “Se comieron un baile infernal y encima los fajaron. Está bien que no hayan entrado porque se iban a comer media docena”.

Jualián, empleado de oficina: “Se tienen que terminar los patotazos y tiene que haber un orden, un respeto pero no solo en Brasil sino también acá. Estuvo bien Tigre en no entrar. Sentó precedente”.

Amanada, cajera: “Tigre estuvo bien. No importa si se iba a comer 5 goles después o darlo vuelta. El hecho es que este tipo de cosas se tienen que frenar, luego de todo, vana a organizar el mundial ¿qué, lo piensan ganar a los tiros?.

@lostribuneros

Fijate en

¿Qué harían Italia, Colombia, Chile, Egipto en este Mundial? 

Se supone que los mejores 31 países del mundo (junto al anfitrión) están por algo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.