Indonesia, el fútbol volcánico

AP Photo/Tatan Syuflana

Es la tierra de los contrastes. De la belleza natural y de los desastres naturales. De los paisajes y las montañas, de los maremotos y terremotos. De colonias e independencia, de guerra y democracia.  Pero en el fútbol, Indonesia es uno de los tantos equipos de Asia que sufren, una historia tan volcánica como el fenómeno que a menudo afecta su suelo, con pocos éxitos y muchas desventuras. Como que actualmente está fuera del Mundial de Rusia, suspendido por la FIFA en 2015. Mientras esperamos su vuelta, repasamos su vida y obra.

Una vida y obra justamente llena de idas y vueltas, al compás del status de la nación del sudeste asiático, limítrofe con Malasia, Timor Oriental y parte de Oceanía. Tanto que sus primeros tiempos con una pelota coinciden con la época en que el país estaba bajo el imperio de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, por lo que se llamaba Indias Orientales Holandesas. Bajo ese nombre largo transcurrieron sus primeros 30 años, desde la creación de la primera asociación en 1919 hasta la independencia en 1949.

En abril de 1919 se fundó la Nederlandsch-Indische Voetbal Bond, que comprendía cuatro federaciones importantes de la famosa isla de Java. Entonces se formó la selección, que jugó su primer partido el 28 de marzo de 1921 en Singapur, venciendo 1-0 al local en el Singapore Cricket Club, aunque éste no es considerado oficial porque los singapurenses no eran miembros de la FIFA, a la que la NIVB se afilió en 1924. El primer encuentro oficial de Indonesia, aún con el viejo título, fue el 13 de mayo de 1934 en Manila, Filipinas, donde por los 10º Juegos del Lejano Oriente golearon a Japón, entonces accesible, por 7 a 1, con tripletes de Ludwich Jahn y Tio Hian Goan y uno de Hong Djien. En un partido con dos tiempos de 35 minutos, los rojiblancos formaron con   De Wolff; Denkelaar, Chin Hoat; Baumgarten, Meeng, Hong Djien;Onong, Tetalepta, Hian Goan, Jahn y Kek Boo. El equipo terminó segundo detrás de China y por delante de filipinos y japoneses.

Pero el primer movimiento volcánico del fútbol indonesio fue en 1935, cuando la NIVB fue liquidada y reemplazada por la Nederlandsch-Indische Voetbal Unie (NIBU), que se afilió a la FIFA en 1936 y se inscribió para tomar parte en el también nuevo Mundial, en este caso en Francia en 1938. Para eso también hubo una novela: Japón, rival por la clasificación, se bajó envuelto en guerra con China, por lo que la entidad rectora designó a Estados Unidos como adversario; sin embargo, los norteamericanos tampoco se presentaron aduciendo problemas financieros, por lo que las Indias fueron sin jugar el primer país asiático en una Copa del Mundo. El 5 de junio de 1938 en Reims, por la primera ronda de Francia 38, las Indias enfrentaron a la fuerte Hungría, luego subcampeón de Italia, y perdieron fácil por 6 a 0. El conjunto dirigido naturalmente por un holandés, Johannes Van Mastenbroek, alineó a Tan Mo Heng; Hu Kon, Samuels; Nawir, Meeng, Anwar; Hong Djien, Soedarmadji, Sommers, Pattiwael y Taihuttu.

Mientras tanto, otra asociación, la PSSI, la actual rectora del fútbol indonesio, había sido creada en 1930 por javaneses. Tras una nueva disolución de la NIBU en 1942 y un frustrado intento de la NIVB de volver, la PSSI tomó las riendas de la selección. Indonesia logró su independencia de Holanda en 1949, la PSSI se refundó en 1950, se afilió a la FIFA en 1952 y a la Confederación continental (AFC) en 1954, y así dio inicio una nueva era en el país insular. Su primer encuentro con el nuevo nombre fue el 5 de marzo de 1951, un 0-3 contra India por los Juegos Asiáticos en Nueva Delhi, con 60 minutos de duración y un campo más pequeño que el permitido por la FIFA, quien luego sancionó a India. El flamante Indonesia formó con            Saelan; iregar, Sunar; Jahja, M.Sidhi, Tan Liong Houw;                       Witarsa, Tee San Liong, Darmadhi, Bhe Ing Hien y Sugiono.

En 1956 debutó en los Juegos Olímpicos de Melbourne, Australia, donde le hizo fuerza nada menos que a la Unión Soviética de Lev Yahsin y compañía empatándole 0-0 y generando un desempate que la URSS, luego campeona, ganó 4-0. Al año siguiente volvió a las eliminatorias del Mundial, para Suecia 58, y venció a China en tercer partido pero se negó a enfrentar a Israel en su condición de nación musulmana, por lo que automáticamente quedó eliminado. Y por su agitada situación política en los años 60, no regresó hasta 1974, donde como sucede hasta hoy resultó marginado de la gran competencia. Un nuevo momento importante fue en 1978, cuando llegó a su único Mundial Sub 20, el  de Japón 1979, el que la Argentina de Maradona y Ramón Díaz conquistó brillantemente. Curiosamente, Indonesia arribó por el abandono de otros países clasificados en el torneo asiático, entre ellos Irak. Igual, nada pudo hacer aquel 26 de agosto a las 7 de la mañana argentina en Omiya, donde antes de los 45 minutos iniciales Ramón y Diego dieron un show con tres y dos goles, respectivamente, que marcaron un clarísimo 5-0. El conjunto de Soetjipto Soentoro, máximo goleador histórico de la mayor, jugó ese día con Tirtana, Sulaksmono, Rubianto, Sunarto,Hidayat, Darmadi, Lengkoan, Latuperisa (Sudarnoto 41´), Karya, Subangkit y Nurdiansyah. Los de César Luis Menotti fueron Sergio García; Carabelli (Bachino 34´), Simón, Rubén Rossi, Hugo Alves; Barbas, Osvaldo Rinaldi, Maradona; Osvaldo Escudero, Ramón Díaz y Gabriel Calderón (Meza 50´). Luego los rojiblancos perderían 0-6 con Polonia y 0-5 con Yugoslavia, marchándose como vinieron.

Desde ese momento, los halagos indonesios fueron contados. En 1981 se consiguió una gran victoria sobre Australia en la previa de España 82, como local en la capital Yakarta, por 1 a 0 con gol de su figura Ridianto. Buena fue la campaña antes de México 86, pero se topó con la fuerte Corea del Sur y perdió. En 1987 y 1991 obtuvo sus únicos títulos, en los Juegos del Sudeste Asiático, y en 1994, la unión de las dos ligas semiprofesionales, Perserikata y Galatama, gestó el puntapié inicial de la Liga profesional de Primera División. En marzo de 1996 los Merah-Puti(rojo y blanco en indonesio) lograron un gran hito al golear a India 7-1 y clasificarse a su primera Copa de Naciones de Asia, hecho que repetirían en las dos ediciones siguientes, mientras para 2007 el país tuvo el honor de ser uno de los cuatro anfitriones del certamen y, especialmente, de la final en Yakarta, donde Irak le ganó un partido histórico a su enemigo político Arabia Saudita.

Pero fueron más los momentos de oscuridad, pobreza, hasta problemas estructurales. Encima de los malos resultados y los cambios constantes de entrenadores, la Liga pasó por muchas controversias, y en 2011 hubo dos paralelas por la creación de la Liga Prima Indonesia, que al no poder finalizar su campeonato fue sancionada por la PSSI. Así se llegó a 2015, cuando el 2 de mayo el Ministerio de Deportes prohibió toda competencia de fútbol en la nación, cortando el torneo recién empezado, siendo por ello suspendido por la FIFA y, por ende, marginado del Mundial de Rusia 2018. Por suerte, la selección que ocupa el puesto 181 en la clasificación mundial cuenta con una nueva Liga, la Torabika 2016. Quizá sea el inicio de un renacimiento. Tal vez, el volcánico fútbol de la isla se aquiete un poco y vuelvan los tiempos buenos.

Video:

https://www.youtube.com/watch?v=StctX4YsqDE

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros