Historietas de Mundial 70: Italia y Alemania, semi de lujo y siete goles 

Luego del turbio Mundial de Inglaterra en 1966, no sólo la violencia y los arreglos fueron su marca. El fútbol había sido de escasa calidad, más bien una lucha que un deporte, ayudado por los árbitros cómplices de los europeos. Pero México 70 revivió a la Copa en todo. Y no sólo aumentó la calidad del juego y los goles, sino que produjo varios encuentros memorables, como la semifinal entre Italia y Alemania.

Era el 17 de junio la primera media final en el Estadio Azteca. Se esperaba partido de alta gama entre dos potencias europeas y de gran poder goleador. Tanto que así empezaron los azzurros, cuando a los 8 minutos su delantero Boninsegna robó al defensor Schulz y definió ante el joven Sepp Maier para la apertura. Italia dominó, pero Alemania no se entregó y se hizo de ida y vuelta. Pero los germanos sufrieron la lesión de Franz Beckenbauer, pilar de su defensa y equipo, que cayó mal tras ser derribado y se lastimó el hombro seriamente. Con los cambios hechos, el Kaiser se las tuvo que aguantar con el brazo colgando. A pesar de eso, los germanos demostraron su dureza y tras dominar buena parte de los 90, arribaron agónicamente al empate por su zaguero Schnellinger, que aprovechó un centro de Grabowski y envió la cuestión al alargue.

Y el tiempo suplementario fue un frenesí de goles y emociones mágico. Apenas iniciado, a los 96, un choque entre el arquero Albertosi y su defensa fue usado por el “Bombardero” Gerd Müller para desnivelar. La alegría duró dos minutos y el central Burgnich igualó tras mal rechazo de Held. Rato después los de Ferruccio Valcareggi pasaron a mandar y el tremendo Gigi Riva los puso al frente a los 104. Pero seis después Müller apareció de nuevo y habilitado de cabeza por Uwe Seeler, cabeceó para el 3 a 3.

Era tal el partidazo y la paridad que parecía que todo iría a sorteo, porque aún no existían los tiros desde el punto penal. Sin embargo, a los 117, el “Bambino de Oro” Gianni Rivera sacó un remate bárbaro desde el borde del área y el 4-3 pasó a Italia a la finalísima contra el Brasil de Pelé. Un recuerdo de lujo fue esa semifinal que reflejó el espíritu del nuevo fútbol mundial.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

Fijate en

Historietas de Mundial 70: África dice presente 

Salvo la presencia de Egipto en Italia 34, África no era nada en el exclusivo …