Grêmio jugó el partido perfecto y le ganó a River en el Monumental

El cotejo de ida jugado por semifinales de Copa Libertadores acabó en victoria de Grêmio Porto Alegrense por 1-0 sobre River Plate, en Buenos Aires. El centrocampista Michel de cabeza anotó al minuto 62.

Un partido de marca se dio en el Monumental entre gaúchos y millonarios. El campeón de América llegó a Buenos Aires lleno de bríos, con mucho conocimiento del rival y con una disciplina táctica de aquellas.

La idea de Renato Portaluppi era la de no recibir goles, y de sacar, aunque sea un punto del Monumental. Todas les salieron a los tricolores porque borraron a los generadores de fútbol del «Millo» y a partir de ahí les hicieron entrar en su juego basado en la fricción y en la batalla cuerpo a cuerpo.

Siete tarjetas amarillas exhibió el referí; cuatro advertencias para River y tres para Grêmio, para que quede claro que la marca y los dientes apretados eran el común denominador.

El «Pity» Martínez se sintió incómodo al igual que el «Nacho» Scocco, que debió ser reemplazado. River no pudo sorprender a un rival que no dio nada de espacios y que estableció la presión lejos de su área grande.

Los volantes defensivos gremistas cerraron espacios y le facilitaron el trabajo a sus defensores, obligando a River a buscar desde lejos en algún que otro remate y en tiros libres.

Como nada estaba librado al azar no falló ni el arquero Marcelo Grohe, quien sacó varios remates, en especial uno de gol de Quintero, de tiro libre, sobre el final.

La seguridad de Grohe, más la polenta de un Walter Kannemann que embarraba la cancha al ser argentino y gran conocedor de las debilidades de sus adversarios. Fue tal su manera de jugar que ligó amarilla y no podrá jugar la revancha, pero, lo que les importó a ellos fue su presencia y ayuda a la hora de jugar con los pies y con la boca.

Pratto suplantó al «Nacho» Scocco que no lograba estallar. Sin embargo, cuatro minutos después, tras un córner Michel ganó solo en el área chica de Franco Armani y de cabeza anotó el exclusivo gol de la puja.

Gallardo rápidamente mandó al campo al «Nacho» Fernández en lugar de Palacios, y debió sacar al «Leo» Ponzio que estaba amonestado y puso a Enzo Pérez.

Pese a los cambios tácticos del «Muñeco» y sus siempre acertados cambios de futbolistas, nada pudieron hacer ante un equipo muy experimentado. No tuvo vergüenza Grêmio en mandar pelotas a las nubes. Cuando pudo la puso contra el piso y buscó entrar a toque y velocidad, sin éxito ya que River defendía muy bien.

El partido fue muy parejo, aunque River tuvo más la pelota y el intento, pero el área le quedó lejos. Sobre el final, los tricolores se tiraron al piso haciendo tiempo, y luego llevaron la parte final al medio para desconcertar al rival. Los mañeros gaúchos tuvieron una clara y anotaron.

La revancha se jugará el martes venidero en el Arena do Grêmio. River deberá vencer por dos goles para clasificarse a la final de la Copa Libertadores.

RIVER PLATE 0
Armani; Montiel, Maidana, Pinola y Casco; Ponzio y Palacios; Quintero y Martínez; Scocco y Borré. DT: M. Gallardo.

Cambios: Pratto x Scocco, 58′; Fernández x Palacios, 66′; Pérez x Ponzio, 76′.

GRÊMIO PORTO ALEGRENSE 1
Marcelo Grohe; Léo Gomes, Geromel, Kannemann y Bruno Cortez; Michel; Ramiro, Maicon, Cícero y Alisson; Jael. DT: Renato Portaluppi.

Cambios: Thonny Anderson x Jael, 82′; Thaciano x Ramiro, 89′; Kaio x Alisson, 90’+5.
Gol: Michel, 62′.

Referí: V. Carrillo (Perú)
Estadio: Monumental Antonio Vespucio Liberti (Buenos Aires)

@lostribuneros