AFP

Gastón Silva, sobrino del Chueco Perdomo

“Sí, soy un experto en pan”, concede Gastón Silva con una sonrisa. “Capaz que ahora no sé todo lo que sabía entonces, pero se me daba bien hacerlo”, cuenta a FIFA.com. Criado entre los sacos de harina y la levadura de la panadería familiar que su padre sigue regentando en la ciudad uruguaya de Salto, el defensor era uno más cuando había que dar una mano… hasta que a los 15 años tomó una decisión: apostarlo todo al fútbol. Otro tanto hizo Martín, su hermano mayor, por lo que ambos se marcharon junto a su hermana, que iba a estudiar a Montevideo.

“No era fácil mantenernos a los tres. El esfuerzo y el sacrificio de toda mi familia fueron fundamentales, pero es una de esas experiencias que uno recuerda con mucho afecto”. La mamá, Patricia Perdomo, hermana de ‘El Chueco’ –mediocampista que en el 87 fue campeón de América con Uruguay y de la Libertadores con Peñarol–, sabía cómo las gasta el mundo del fútbol y lo que cuesta llegar.Por eso llegó a un acuerdo con sus hijos: tenían dos años para intentarlo.

Siete han pasado desde entonces y, visto lo visto, la apuesta no salió mal. Martín juega en Uruguay tras un fugaz paso por Europa, y Gastón ha llegado esta temporada al Granada de La Liga española a préstamo del Torino italiano. Plenamente instalado en la ciudad andaluza, reconoce que sólo le falta una cosa en su apartamento. Algo “fundamental” para todo uruguayo: “la terraza es bastante grande y estamos a la espera de colocar la parrilla para los asados”.

Buscando minutos

Sus compatriotas en La Liga, ilustres como Luis Suárez, Diego Godín o José Giménez le dieron buenos informes antes de venir. “Me dijeron que era un campeonato muy competitivo y que ningún equipo te regala nada”. Y Gastón confía en no pasar muchos apuros para asegurar la categoría. “Con el paso de los partidos nos vamos a ir metiendo y adaptando mejor al juego que pide el entrenador y esperemos no sufrir tanto”.

El uruguayo tiene claro qué le ha traído a Granada. “Buscaba seguir sumando experiencias para seguir creciendo como jugador”. Eso y gozar de los minutos que no ha tenido en el Toro, y que considera fundamentales para abrir aún más las puertas de la Celeste a sus 22 años. “Debuté en 2014 en un amistoso con Omán, pero creo que si no se me dio tanto la oportunidad de jugar fue por la falta de continuidad en el club, y pienso que sí la puedo tener en el Granada”.

Casualidad o no, tras ser parte del grupo que disputó la Copa América Centenario y debutar con el club nazarí, Gastón ha sido titular en las últimas fechas de eliminatorias, cuajando buenas actuaciones ante Argentina y Paraguay en el lateral izquierdo, pese a que su posición preferida es la de central.

“Soy central y es donde me siento más cómodo, pero también uno es joven, quiere hacer lo mejor para el grupo, y allá donde pueda dar una mano… ¡aunque fuera jugando en el arco! Pero me sentí bien”. Gastón no habla mucho, pero esa aparente timidez desaparece adentro de la cancha. Ahí es un defensor siempre atento y bien colocado que no duda en alzar la voz cuando es preciso.

Destino Rusia

Capitán de la selección Sub-20 que quedó subcampeona del mundo en 2013, también jugó la final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA celebrada dos años antes, por lo que su próximo reto es evidente: jugar el Mundial de Rusia. “Uruguay tiene un gran plantel y el equipo está muy comprometido. Ojalá se puedan dar las cosas para estar allí”.

En unas eliminatorias sudamericanas siempre apretadas y, en esta ocasión, más reñidas aún si cabe, Gastón identifica a su próximo oponente como una de las selecciones con las que va a haber disputa hasta el final. “Colombia está muy bien, y creo que es uno de los rivales que van a pelear fuerte por venir al Mundial”. Incluso se atreve a hacer un pronóstico de cómo quedará el clasificatorio: “Es muy difícil”, advierte antes de animarse. “Obviamente nosotros queremos estar y yo a Uruguay le pondría el primero, después… capaz que Argentina, luego Brasil, Chile, y Colombia al repechaje. Va a estar ahí la cosa”.

Quedan muchos partidos para saber si Gastón acierta o no en su pronóstico, pero una victoria en Barranquilla este martes pondría al defensor celeste un pasito más cerca de la meta.

Fuente: FIFA.com

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

Fijate en

Cómo se extrañan aquellos Campeonatos Nacionales de la AFA…

Hemos escrito varias veces (y seguimos insistiendo) que el fútbol argentino es poco menos que …