Gallinazo del PSG en casa y ante Manchester

París Saint-Germain tenía preparada la fiesta en el Parque de los Príncipes para esperar a los juveniles y suplentes del Manchester United por la revancha de octavos de final; 2-0 ganaron afuera y con el empate estaban hechos; errores infantiles; VAR y 3-1 ganaron los ingleses. Adiós Champions League.

De no creer. Inconcebible. El París Saint-Germain había dado una excelente imagen en Old Trafford y derrotó a un Manchester United que venía rompiendo los relojes en la Premier League. 2-0 se habían impuesto los parisinos y debían poner la rúbrica en el Parque de los Príncipes.

No se entendió por qué Tuchel mandó al banco de suplentes al uruguayo Edinson Cavani, tal vez haya subestimado al adversario; Mbappe fue como punta de lanza, mientras que lo secundaban metros más atrás el “Fideo” Di María y Draxler. Paró tres defensores, dos volantes de contención y dos carrileros, un suicidio.

Los ingleses, sobrios, con la cabeza bien puesta entraron al campo de juego con Lukaku y Rashford adelante, cuatro volantes bien parados y cuatro sobrios defensores.

El noruego Solskjaer mandó al frente a su equipo, supo interpretar bien al rival y con mucha presión sobre la defensa sacaron réditos de movida nomás. Iban apenas dos minutos de juego y los volantes presionaron la salida del PSG por la derecha, forzaron el error porque el alemán Draxler se la quiso sacar de encima y casi sin espacio para sacar el pelotazo adelante, prefirió jugarla atrás a su compatriota Kehrer, quien tampoco la quiso revolear y cometió un error tan infantil como imperdonable, porque la jugó para el otro central, allí estaba pescado Romelo Lukaku, quien la robó, puso aceleró de 0 a 100 en tres segundos y cuando el legendario “Gigi” Buffon le salió a achicar, lo burló y se la tocó por un costado, mandando el primer tanto.

El gol obligó a los parisinos a meterse en el partido y allí comenzaron a presionar por las bandas. Primero fue por la izquierda donde estaba un activo “Fideo” Di María, por el centro se movía el veloz Mbappe.

Manchester pasaba zozobra, hasta que luego de probar por la derecha, llegó empate de Juan Bernat, tras un pase excepcional de Mbappe.

Todo parecía “normal”. El PSG con este resultado ya estaba dentro de los cuartos de final, y por fin, irían por la soñada primera Champions League.

El gol fue un acicate para los tricolores y Dani Alves, apenas dos minutos después, tuvo una chance inmejorable con el arco a su disposición, pero su volea salió tan fuerte que le pelota, por poco, no sale del estadio.

Pasaba el tiempo y el dominio del PSG era superlativo. Faltaba el gol y adiós Manchester.

Sin embargo, el problema del elenco local fue estar mal parado en el medio; agazapado el conjunto de Solskjaer salió de contra por la izquierda, que era marcada por Dani Alves, tiro cruzado y la arañó Buffon y acabó en córner.

Luego de esa jugada, se repitió otro ataque del Manchester United. Probaron por su derecha, que era contenida por Veratti y Kimpembe, allí prefirieron cruzarla para el sector de los brasileños Marquinhos y Dani Alves, pero estaba muy lejos Rashford, quien prefirió sacar un remate tan fuerte como envenedado, la pelota hizo tanto efecto que el veterano Buffon no pudo contenerla, cedió rebote y allí estaba nuevamente pescando Lukaku y en el minuto 29 se la mandó a guardar.

Sorpresa y estupor en el Parque de los Príncipes, pero faltaba mucho aún porque apenas un gol del PSG tiraba por tierra las ilusiones británicas.

Agrandados por el gol de Lukaku, Manchester se animó a más, pero se encontró con Buffon, ahora atento.

El segundo tiempo arrancó con un PSG despechado que buscaba su gol. Fueron adelante, pisaron fuerte, pero Lindelof, Smailing y el arquero David de Gea estaban muy bien preparados para soportar todo tipo de embestida.

Mbappe apeló a su habilidad y velocidad y siguió complicando a los defensores rojos.

Minuto 55, y llegó la alegría y el alivio para los anfitriones porque el “Fideo” Di María anotaba el 2-2 y la euforia era tremenda, pero, el VAR llamó al referí y éste lo anuló por posición adelantada del ex Rosario Central.

Pese todo, los franceses fueron al frente nueva jugada de peligro, Mbappe la armó toda pero el palo le dijo que no.

Faltaba apenas un minuto para terminar. El resultado 1-2 le venía bien al París porque clasificaba raspando. Remate al arco del Manchester United, que tiraba manotazos de ahogado, la pelota pegó en el brazo -de manera involuntaria- del defensor Kimpembe, el VAR llamó al referí y le indicó que hubo penal.

Rashford, en el minuto 93 no se asustó y la clavó desde los 12 pasos en el ángulo: 3-1.

Thomas Tuchel, incomprensiblemente, puso en la cancha a Cavani para jugar unos inútiles segundos. Eliminados quedaron.

Soccerway

@lostribuneros