A 15 años de los 31 de Australia

Es cierto que no hubo equivalencias, no fue un partido de fútbol normal. Pero lo sucedido fue tan estrepitoso y sorprendente que quedó en la historia de los Mundiales, más allá de ser un encuentro eliminatorio. Tal vez por ese importante carácter, la goleada que Australia le propinó a Samoa Estadounidense 31 a 0 en la previa de Corea del Sur y Japón 2002 adquiere mayor rimbombancia. Más que un simple partido, fue toda una noticia, que además generó un debate en la conformación de las eliminatorias de Oceanía y produjo coletazos a futuro.

Aquella noche del 11 de abril de 2001, Australia recibía al debutante  Samoa Estadounidense por la tercera fecha del Grupo 1 en el International Sports Stadium de Coffs Harbour, una pequeña ciudad del estado de Nueva Gales del Sur, a 543 kilómetros al norte de Sydney. Justamente, el reducto era una síntesis de la modestia del fútbol de la región, ya que ni los samoanos ni sus pares de Fiji, Tonga y Samoa contaban con una cancha apta para un partido de esa naturaleza. Lo mismo con el nivel de las selecciones, ya que sólo australianos y fijianos tenían un cierto nivel competitivo, lo que se reflejó en varias goleadas y en la tabla de posiciones final. Por otra parte, y al no poder tener a jugadores como Mark Viduka o Harry Kewell, el técnico Frank Farina convocó a hombres más noveles, como los arqueros Petkovick y Bolton, a los que hizo rotar en la alineación partido de por medio, o a De Amicis, Colosimo y Zdrilic. En tanto, Samoa Estadounidense tuvo problemas para armar su equipo para la competición,primero porque varios futbolistas no eran nativos y no lograron tramitar sus pasaportes, excepto el guardameta Nicky Salapu. Y porque al llamarse a los juveniles Sub 20, éstos tampoco se integraron ya que tenían exámenes universitarios en esa fecha, por lo cual sus reemplazantes fueron chicos de 18 y hasta de 15 años. Curiosidades que decían mucho de la situación.

Con tal panorama, no cabía otra que asistir a un encuentro absolutamente anormal. Paradójicamente, y a pesar del contexto tan desigual, el primero de los 31 goles llegó a los 10 minutos. Hasta allí Salapu había atajado varias chances claras, pero no pudo con un remate de Con Boutsianis tras un córner. Así empezó la catarata de conquistas, a un promedio de una cada 3 minutos. El delantero Archie Thompson marcó el primero de sus 13 TANTOS a los 12 minutos, mientras David Zdrilic hizo un minuto más tarde la primera de sus ocho anotaciones. A los 20 el visitante iba 6-0 abajo, y al descanso había recibido 16. Boutsianis otra vez fue el adelantado en el segundo tiempo, en el minuto 50, mientras Thompson y Zdrilic, que luego no tuvieron gran carrera internacional, continuaron moviendo la red 13 y 8 veces respectivamente. Samoa remató una sola vez al arco, a los 86 minutos, por medio de Pati Feagiai, un tiro que el arquero Petkovic detuvo sin problemas. Tal fue la cantidad de goles que se debió revisar el acta de la FIFA, ya que el tablero del estadio marcaba erróneamente un 32 a 0, y algunos periodistas habían perdido la cuenta al darle a Thompson 14 tantos y no 13.

En la conferencia posterior, al ser consultado por el abultado marcador, Farina fue sincero: “Es un resultado, nada más. Igualmente quiero destacar la actitud muy profesional de mis jugadores”. El técnico y ex internacional se quejó de la conformación de la eliminatoria, argumentando que Australia y Nueva Zelanda, países con ligas profesionales, no debían competir con pares amateurs. El récordman Thompson coincidió con Farina cuestionando la necesidad de enfrentarse a dichos combinados. El presidente de la Confederación de Oceanía (OFC), Basil Scarsella, defendió el cuadro y el hecho de que esos países tenían derecho a competir desde la primera ronda. Pero la evidente anormalidad (Australia marcó 66 goles en cuatro partidos, Samoa recibió 57) generó que los australianos se cambiaran de confederación a partir de 2006, pasando de Oceanía a Asia, participando desde entonces de todas sus competiciones. Por su parte, la OFC introdujo una ronda preliminar para los países más modestos, lo cual elevó el nivel de la región y redujo la cantidad de goleadas.

Claro que en la estadística el 31- 0 también dejó tela para cortar. Fue hasta hoy la mayor diferencia entre selecciones en partidos oficiales; curiosamente, el anterior récord lo habían establecido los mismos Socceroos dos días antes con su 22- 0 a Tonga. En tanto, Archie Thompson, que jugaba su tercer encuentro internacional, batió el récord de mayor cantidad de goles en un solo partido con sus 13, superando los 10 del danés Sphus Nielsen en los Juegos Olímpicos de Londres 1908 y del alemán Gottfried Fuchs en Estocolmo 1912, y asimismo igualando el mayor número en un partido oficial, que había registrado el escocés John Petrie con 13 en la goleada del Arbroath Football Club 36- 0 sobre el Bon Accord en la Copa de su país de 1885. Cada uno siguió su camino: la golpeada Samoa Estadounidense aún debió soportar cinco goles más por Tonga, terminando obviamente último y con 57 tantos en contra. Y Australia, ganador clarísimo del Grupo 1, venció a Nueva Zelanda en la final oceánica y luego cayó ante Uruguay en el repechaje por un lugar en Corea y Japón, ganando 1-0 en Melbourne pero perdiendo 3-0 (Darío Silva y dos del Chengue Richard Morales) en el Centenario de Montevideo. Pero aquella noche del 11 de abril, que se puede tomar risueñamente o tristemente, fue una página de novela para el fútbol mundial.

FICHA DEL PARTIDO

Eliminatorias Copa del Mundo FIFA Corea del Sur y Japón 2002

Zona Oceanía, primera fase, Grupo 1, fecha 3

Miércoles 11 de abril de 2001

Australia 31- 0 Samoa Estadounidense

Boutsianis 10′, 50′, 84′, Thompson 12′, 23′, 27′, 29′, 32′, 37′, 42′, 45′, 56′, 60′, 65′, 85′, 88′, Zdrilic 13′, 21′, 25′, 33′, 58′, 66′, 78′, 89′, Aurelio Vidmar 14′, 80′, Popovic 17′, 19′, Colosimo 51′, 81′, De Amicis 55′ (A).

Estadio: International Sports Stadium (Coffs Harbour, Australia).

Arbitro: Ronan Leaustic (Tahití).

Público: 3000 personas.

AUS: Petkovic; Muscat, Moore, Popovic, Tony Vidmar; Aurelio Vidmar, Horvat, Boutsianis; Colosimo, Thompson y Zdrilic. DT. Frank Farina.

ASA: Salapu; Leututu, Falimaua, Fatu, Faaloua; Sinapati, Mulipola, Feagiai, Falaniko;  Savea y Young Im Min. DT. Tunoa Lui.

Cambios: 46´ De Amicis y Miller por Popovic y Tony Vidmar (A), 50´ Mariko por Leututu (S), 84´ Yoane por Falaniko (S).

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros