50 años del triunfo copero de Peñarol y el nacimiento del apodo “gallina”

Un 20 de mayo fue, pero de 1966, cuando el equipo montevideano ganó una de las finales de la Copa Libertadores más emotivas de todos los tiempos; jugaban en Santiago de Chile con River Plate, perdían 2-0 y terminaron goleando.

Los hinchas de Peñarol jamás van a olvidar la parada de pecho de Carrizo, a modo de provocación. River Plate estaba facturando su primera Copa Libertadores en tierras chilenas, que era campo neutral. En Montevideo los carboneros habían ganado 2-0, mientras que en Buenos Aires los millonarios se impusieron por 3-2.

El juego de desempate jugado en el Estadio Nacional de Santiago de Chile comenzó con un 2-0 para el “Millo”, sin embargo el ecuatoriano Alberto Spencer y el “Pardo” Abbadie pusieron las cosas 2-2 forzando el alargue, luego los manyas pisaron el acelerador, Spencer marcó su segundo tanto en el juego y Pedro Virgilio Rocha puso el 4-2.

Luego de este impactante triunfo uruguayo, las hinchadas argentinas no tuvieron compasión del derrotado River que, al retornar al fútbol local, sufrió cargadas con gallinas y de ahí se lo apodó “La Gallina”.

@lostribuneros