40 años del Mundialito: Uruguay sólido a la final

0
321

La vida futbolera  de la selección de Uruguay a principios de 1980 era nada próspera, como que llegaba de una increíble eliminación del Mundial de Argentina 78 en la ronda previa de las eliminatorias ante Bolivia y Venezuela. La asunción de la ex gloria Roque Gastón Máspoli pareció traer aire fresco a la celeste. Y de pronto contó con una buena ocasión para probarlo. A fines de 1980, la FIFA y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) resolvieron organizar un minicampeonato con todos los vencedores mundiales hasta allí (eran seis) para conmemmorar los 50 años de aquella primera Copa del Mundo de 1930 en suelo charrúa. 

El torneo se llamó formalmente Copa de Oro de Campeones Mundiales, pero quedó para la posteridad como el «Mundialito». En el estadio Centenario de Montevideo se enfrentarían nada menos que el local, Argentina (vigente campeón), Brasil, Alemania Federal, Italia e Inglaterra, aunque éstos decidieron no ir por cuestiones de calendario de su liga y no cesión de jugadores, reemplazados por Países Bajos, subcampeón de los últimos dos torneos. Entre el 30 de diciembre de 1980 y el 10 de enero de 1981, se jugó el evento dividido en dos zonas de tres países, donde el primero iba a la final. 

La A integró a Uruguay con Italia y una debilitada Holanda. El 30 del 80, ante 65.000 personas, los orientales debutaban ante la naranja, con una gran columna vertebral con el arquero Rodolfo Rodríguez, De León, Krasouski, Rubén Paz, Venancio Ramos y Waldemar Victorino. Así dominaron fácil y con goles de Ramos a los 31 y el implacable Victorino a los 45 de cabeza se impusieron 2 a 0. 

El 3 de enero de 1981, eran 55.000 los hinchas en el coloso para ver a la selección de Máspoli ante un duro Italia, que contaba la base luego campeona en el Mundial de España 1982. El match fue muy parejo hasta que Julio Morales abrió de penal a los 67 minutos. El juego entonces se tornó brusco y Moreira y Cabrini, uno por lado, fueron expulsados a los 69, mientras Tardelli dejaría a los 86 a los azzurros con nueve. Ahí llegó Victorino y a los 81 marcó el 2-0 para poner a su país en un sitio que no ocupaba hacía mucho, una final. 

La decisión sería el 10 contra el ganador de la B, mucho más fuerte con la Argentina de Maradona, el tremendo Brasil aún sin Zico y la poderosa máquina germana. El 1, el Año Nuevo, la albiceleste batió agónicamente a Alemania 2 a 1 gracias a un espectacular gol del pibe Ramón Díaz, campeón juvenil en 1979. El 4 la Selección empezó arriba ante la brasileña con golazo de Maradona, pero como de costumbre entonces no pudo sostenerlo y el 1-1 final lo privó de la cumbre, ya que el 7 Brasil arrasó a los alemanes 4 a 1 tras ir abajo, se rumorea que aprovechando un rival debilitado por falta de cuidados fuera de la cancha. 

Aquel 10 de enero sería entre Uruguay y Brasil, los vecinos y vecinos futboleros, la decisión. Era para la celeste la prueba de su resurgimiento. Era una revanchita del Maracanazo, el título de Uruguay en tierra norteña en 1950, tres décadas después. Podía ser todo eso o que Brasil marcara la diferencia que tenía ese tiempo en el mundo de selecciones. El tiempo lo iba a responder aquel verano uruguayo. 

Así arrancó la celeste ante Países Bajos: 

1980 (December 30) Uruguay 2-Holland 0 (Mundialito).aviIf interested in international matches (usually from 80s-90s), you can also check my blog http://soccernostalgia.blogspot.com/ I not only provide lineups/goalscorers/etc, but I also try to add anecdotes, facts and trivia pertaining to the match in question.www.youtube.com

Diego  Martín Yamus. 
diegoanita@hotmail.com.ar 

@lostribuneros

No hay comentarios