1989: un Midland récord entra en la historia argentina

0
409
Foto: José Carluccio

Llevar 50 partidos sin perder en fútbol es toda una hazaña. Y un titular grande si el equipo que lo logra es un Boca, un River, un renombrado. Nadie contaría a un humilde del ascenso argentino como el protagonista de la historia. Pero en 1989, Ferrocarril Midland, actualmente en la Primera C (cuarta división), se encargó de engrandecer su modesta vida en la localidad bonaerense de Libertad con un espectacular récord de más de un año y medio.

Fundado un 28 de junio de 1914 para tenis y bailes, el «funebrero» comenzó a jugar en los torneos de la AFA en 1961, en la Primera D, un año después de su afiliación. Allí vivió hasta 1988, cuando sin proponérselo empezaría a gestar una campaña muy grande para el duro fútbol de abajo. En la temporada 1987/88 hizo una mediocre tarea que lo colocó 11º con 38 puntos, a 17 del campeón Atlético Lugano. Allí fforjó el arranque de la leyenda. Fue en la jornada 37, cuando el 20 de febrero de 1988 venció 3-1 a Fénix de visitante en Boulogne, con goles de Raúl Ramírez y dos de Jorge Lezcano. En la última una semana después igualó en su estadio Ciudad de Libertad a dos goles con Centro Español y ya pensó en la siguiente, la 1988/89.

Para ella, el presidente Roberto Colja trajo a Carlos Ribeiro, técnico campeón con Lugano. Y Ribeiro trajo a su vez seis de los ascendidos con el naranja para su formación: el arquero Zahzú, Carrizo, Cardozo, Coronel, Verón y Vega. La campaña nueva arrancó bien, cuando el 7 de mayo batió de local 2 a 0 a Juventud Unida, con goles de Héctor Pereira y Alfredo Villa, que sería una de las razones del triunfo.

Sábado a sábado, como era tradición entonces en el ascenso, Midland fue enhebrando victoria tras victoria, algunas con goleada. Ganó en su cancha y afuera, empató poco y se convirtió en una máquina perfecta capaz de sacarle ventaja larga a los demás en una D muy luchada. Así fue natural que el 11 de febrero de 1989 consiguió su objetivo, al vencer 3  a 0 en Liberttad a Yupanqui, gracias a un doblete de Luis Coronel y Bolívar. Los once de la base eran Zahzú, Verón, Ramírez, Moreno, Maidana, Vega, Cardozo, Pereira, Carrizo, Villa y Coronel. Midland cerró el ascenso con una impresionante marca de 66 puntos sobre 76, seis de ventaja al segundo Liniers, con 28 triunfos y 10 empates, 73 goles a favor y 15 en contra, con Villa como goleador con 23. En tanto, Ribeiro era un héroe con dos subidas en dos años; la revista Sólo Fútbol escribió una nota que comenzaba así: «Usted es dirigente de un club de la D y quiere salir campeón? !Contrátelo a Ribeiro!».

Con la nueva temporada, esa pléyade de grandes se fue para otros equipos, especialmente a San Telmo. Unos pocos fueron el puntal del nuevo conjunto, que tampoco tenía a Ribeiro sino al «Mago» Ricardo Dellavecchia. Pero el andar siguió igual. El 1 de julio de 1989 Midland jugó su primer encuentro oficial en la Primera C igualando a dos goles con Lugano, retornado a la categoría enseguida de su título. Y continuó con buenos resultados, entre ellos un 6-1 a Muñiz de visita, sumando siete victorias  y tres empates. Hasta que el 9 de septiembre de 1989, en la fecha 11 y justo en Libertad, Sarmiento lo derrotó 1 a 0 y dejó el invicto.

El blanco con banda azul terminó muy bien igual, quinto y clasificado al Reducido por un segundo lugar en la Primera B Metropolitana que  no tuvo y que recién lograría en 1995. Lo importante eran los números, los 50 partidos sin perder, 36 triunfos y 14 igualdades. Números que fueron el símbolo para que un humilde Midland entrara en la historia grande argentina.

Fuentes: josecarluccio.blogspot.com y Wikipedia

Así el funebrero subió a la C por primera vez en medio de su invicto: 

Ferrocarril Midland 3 – Yupanqui 0 (Primera D 1988/1989) – YouTube36ta. Fecha, 11/02/1989 en Libertad: Ferrocarril Midland 3 (Luis E. Coronel 2 y José L. Bolívar), Yupanqui 0. Nota: En esta jornada, Ferrocarril Midland se consagró campeón y ascendió a …www.youtube.com

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

No hay comentarios