1989: Jack Charlton hace mundial a Irlanda

John Jack Charlton, quien partió este viernes 10 de julio de esta vida,  será siempre una gloria del fútbol de su Inglaterra. Dos Mundiales, el título de 1966 en su tierra, una enorme trayectoria en el Leeds United. Pero no hay que dejar de costado que también hizo grande a un tal República de Irlanda, ese país Independiente del Reino Unido que tantas veces uno confunde con su similar del Norte. Fue para 1989, en el intento de por fin llegar a una fase final de un Mundial, que hasta allí sólo había logrado su vecino norteño.

Irlanda, o Eire como se la llamaba (su nombre en idioma irlandés autóctono) es soberano desde 1922 y participó desde las primeras eliminatorias mundialistas en 1934. Aunque sólo estuvo cerca dos veces de entrar, en 1965 en desempate con la poderosa España y en 1982 cuando no pudo por peor diferencia de gol que la exquisita Francia de Platini, a quien derrotó. Los resultados posteriores esos años 80 fueron pobres, hasta que el hermano de Bobby Charlton asumió el equipo verde en 1985 y, a pesar de otra mal a tarea para 1986, a fines de 1987 lo metió en su primer torneo internacional relevante: la Eurocopa de 1988 en Alemania Federal, donde se atrevió a batir a su Inglaterra y tuvo al borde de la eliminación al futuro campeón Holanda, que lo venció faltando nueve minutos. Apellidos desconocidos empezaban a revelarse con grandes cualidades: el arquero Pat Bonner, el defensor McCarthy de los laterales al área, el talentoso Tony Cascarino, el goleador John Aldridge.

Ellos y otras viejas glorias como Chris Hughton y Frank Stapleton fueron la base de su nueva eliminatoria a fines del 88 para ver si podían viajar a Italia 90. El asunto era que les tocó un Grupo 6 con España de Michel y Butragueño, más su vecino del Norte y Hungría, éste algo frágil, aparte de la más débil Malta. Y no arrancó nada bien, porque en sus tres primeros encuentros no marcó goles y sumó dos puntos de seis (eran dos por victoria). El 14 de septiembre del 88 debutó igualando a cero con su par del Norte afuera, luego cayó en España 0-2 y en marzo de 1989 empató sin goles con Hungría.

Pero el 26 de abril dio su primer buen indicio de que era difícil, no de relleno ni casualidad como antes. En el viejo estadio Lansdowne Road de Dublin, se atrevió a ganarle a España 1 a 0 con un increíble autogol del madridista Michel a los 16 minutos. Y enseguida, en un programa desprolijo, aprovechó otros dos partidos de local con sendas victorias 2-0 sobre Malta y Hungría, que lo encaminó en el grupo entre los dos primeros y hasta a pelearle el liderazgo a los españoles.

Sobre el cierre de año, los malos resultados de norirlandeses y húngaros le fueron abriendo camino. El 11 de octubre goleó a sus vecinos en Dublin 3 a 0 y sacó dos puntos sobre Hungría. Y el 15 de Noviembre, entró en la vida grande del Mundial. Mientras España arrasaba lo poco que quedaba de los magiares, Irlanda venció en La Valletta a Malta 2 a 0, con doblete de Aldridge (que aún no había convertido) y lo logró. Los inolvidables esa tarde en el Ta’ Qali Stadium fueron Bonner; Moran (Morris 35′), O’Leary, McGrath, Staunton; Whelan, Houghton, Townsend, Sheedy; Aldridge y Cascarino. Luego de ser grande en la historia inglesa, Charlton lo era en la irlandesa.

Después en Italia, al comando del sabio entrenador, los verdes siguieron su gesta, complicando la existencia de Holanda otra vez (1-1), empatándole a los ingleses a un gol y con sólo dos tantos llegando a cuartos de final, donde apenas perdieron con Italia por un rebote en Bonner capitalizado por el oportunista Schillaci. Fue el comienzo de una generación que se estiró hasta Estados Unidos 94, donde batieron al futuro subcampeón Italia. Pero esos días de 1989, Irlanda se bautizó en grandeza. Y gracias, especialmente, al sabio gran Jack Charlton.

Fuentes: RSSSF Y Wikipedia

Así llegó la Irlanda de Charlton a un Mundial: 

 Diego Martín Yamus.

@lostribuneros

Fijate en

El Beto Pascutti, símbolo de El Porvenir y del ascenso argentino

El fútbol de ascenso en la Argentina ha llegado mucho en la gente a través …