Modesto equipo del interior de Brasil recorrió 42 horas para jugar la famosa "Copinha" de San Pablo.

Viajaron 42 horas en ómnibus para jugar la famosa «Copinha de Sao Paulo»

La odisea de la delegación de Carajás de Paraíba hacia la Copa São Paulo de Futebol Júnior no fue un simple viaje. Una travesía de 2.100 kilómetros en autobús durante 42 extenuantes horas, sin aire acondicionado funcional, marcó un periplo que comenzó el 30 de diciembre y privó a los jugadores de pasar la Nochevieja junto a sus familias.

En un intento por competir en el grupo 7 de la copa juvenil en Araraquara (SP), el equipo, en su segunda aparición en el torneo, sorprendió al São Paulo en el Fone Luminosa, logrando una ventaja de 2-1 con goles de Valdívia y Davi en el primer tiempo. Sin embargo, a falta de minutos, el Tricolor empató y aseguró la victoria en los últimos compases del partido.

Valdívia, uno de los goleadores de Carajás, expresó: «Es muy difícil, pero tenemos que superar las dificultades. Sabemos que para alcanzar la cima hay que pasar por el sufrimiento y el sacrificio. Lamentablemente, no fue la voluntad de Dios».

El defensa Zidanne reveló que el aire acondicionado se averió en Pará, lo que causó molestias durante el trayecto. A pesar de que la temperatura disminuyó a medida que se dirigían hacia São Paulo, el malestar persistió en la delegación.

El agotamiento del viaje se hizo evidente en el debut contra Ferroviária, donde sufrieron una derrota por 3-0. Los miembros de Carajás atribuyeron la fatiga al segundo tiempo del partido, el mismo período en el que el equipo se desvaneció contra São Paulo.

A pesar de quedar eliminados de la Copinha con una jornada por disputarse, Carajás enfrentará al Porto Vitória-ES, también eliminado, completando su calendario el martes en Fonte Luminosa, Araraquara (SP).

Fijate en

¡Garra Charrúa en estado puro! Peñarol gana y se acerca a octavos de final

El Carbonero se impuso por 2-0 a Atlético Mineiro y quedó a un paso de …