Uruguay, tierra de jóvenes grandes

Desde Mazurkiewicz a Francescoli, desde Maneiro a Rubén Paz, desde Rubén Sosa a Marcelo Zalayeta, desde Luis Suárez a Nicolás López. Así ha sido de grande la historia de los chicos en Uruguay, un país que aparte de ser el más campeón en los mayores tiene larga y rica tradición en jóvenes, como lo demuestra su gran recorrido y nombres propios a través de los Campeonatos Sudamericanos. Desde hoy a las 19, cuando debute con Venezuela en Ibarra, Ecuador, la celestita buscará seguir fielmente esa racha.

Uruguay fue, como en el inicio de la Copa América de los más grandes, dominador en los iniciales Juveniles, tal su nombre entonces. Ganó los tres primeros en 1954 dirigido por Gerardo Spósito, 1958 y 1964 con Ladislao Mazurkiewicz, el legendario recordado arquero, en ese tiempo en Racing de Montevideo,  aunque no jugó. En 1967 no pudo repetir esas actuaciones y terminó cuarto, con Ildo Maneiro, luego mundialista en México 70, en su plantel.

En los 70 regresó la gran racha celeste. En 1971, con Jorge Fossatti como arquero, fue subcampeón por diferencia de gol ante Paraguay y en 1974 segundo de Brasil, con Rodolfo Rodríguez y el goleador Hebert Revetria. Y desde 1975 a 1981 encadenó una fabulosa serie de cuatro títulos. En la edición extra del 75, otra vez Rodolfo Rodríguez y Revetria, nuevamente artillero, junto a Juan Ramón Carrasco lo llevaron  a ganar en Lima por penales sobre Chile. En 1977, se clasificó al primer Mundial, el de Túnez, como campeón en Venezuela gracias a Fernando Alvez, Hugo De León, Ariel Krasouski, Amaro Nadal y sus 4 goles, Rubén Paz, Venancio Ramos y Mario Saralegui, y el técnico Raúl Bentancor, que los sacó vencedores de nuevo en 1979 en Montevideo, ahora con Alvez, Jorge “Chifle” Barrios, Arsenio Luzardo, Rubén Paz o Daniel Revelez. La serie se completó en 1981, justamente en Ecuador como el actual, con el último título oriental hasta hoy por una camada de oro: Javier Zeoli, José Batista, Nelson Gutiérrez, el Vasco Santiago Ostolaza, Enzo Francescoli (goleador del torneo) y Jorge Da Silva. El logro se rubricó con un espectacular 5-1 a Argentina, con dos del Polilla, uno de Enzo, Adolfo Barán y Alexis Noble. El entrenador de semejante once fue el profesor Aníbal Gutiérrez Ponce.

La de 1983 en Bolivia, con José Luis Pintos Saldaña, José Perdomo, Carlos Aguilera y Rubén Sosa, donde fue tercero, fue la última de esos 80 de éxito. Porque luego Uruguay no atravesó la eliminatoria para el Mundial en 1985, 1987 y 1988, a pesar de contar con gente como Sosa, Alfonso Domínguez, Sergio “Manteca” Martínez, Ruben Da Silva, Ruben Pereira, Gustavo Poyet, Gabriel Cedrés, Diego Dorta y Marcelo Saralegui, hasta con el Maestro Oscar Tabárez de técnico en el 87. La luz volvió en 1991 gracias a Paolo Montero, Diego Dorta, Marcelo Tejera, Osvaldo Canobbio y Darío Silva, terceros en Venezuela y al Mundial de Portugal. Un año después la selección fue segunda por medio de Edgardo Adinolfi, Fernanndo Correa, Diego Pérez y Tabaré Silva. En ese Mundial de Australia en 1993, en los cuartos de final ante el local, Uruguay perdió 2-1 en alargue y varios jugadores se comportaron mal al final, con lo que la FIFA lo excluyó de 1995. La vuelta fue con todo, con dos pases a la Copa del Mundo y un subcampeonato en 1997, de la mano del DT Víctor Púa y de estrellas como Fabián, Carini, Gustavo Munúa, Alejandro Lembo, Pablo García, Mario Regueiro, Nicolás Olivera, Marcelo Zalayeta (97), Carini, Gonzalo Sorondo, Diego Pérez, Javier Chevantón y Diego Forlán, entonces en Independiente (1997).

Un nuevo período de frustración aconteció en los comienzos de los 2000, con tres eliminaciones sucesivas del Mundial, incluso en 2001 no pasó la primera ronda, y eso que por ejemplo en 2005 jugaron Fernando Muslera, Diego Godín, Cristian “Cebolla” Rodríguez y Cristian Stuani. La historia se encarriló a partir de 2007, desde cuando Uruguay no faltó a una Copa del Mundo, más allá de perderse un par de Juegos Olímpicos. En 2007, Martín Cáceres, Luis Suárez y Edinson Cavani llevaron al equipo al tercer lugar. Lo mismo hicieron en 2009 gente como Nicolás Lodeiro y Tabaré Viudez. En 2011, la celeste fue segunda del Brasil de Neymar por Diego Polenta y Camilo Mayada. Y en las dos últimas ediciones, 2013 y 2015, se alcanzó el tercer puesto, gracias a nuevos cracks como José María Giménez, Diego Laxalt, Nicolás López (luego segundos en Turquía 2013 por penales ante Francia) y Gastón Guruceaga, Juan Arambarri, Rodrigo Amaral (que estará en Ecuador) y Franco Acosta en 2015. Como en los mayores, Uruguay tiene una vida de gloria. Ahora sólo necesita seguir escribiéndola, y si con un título en Ecuador, como en 1981, mejor.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

 

Fijate en

Violencia en el Fútbol Paraguayo: Caos en el Defensores del Chaco durante partido de Cerro Porteño

Una atmósfera cargada de tensión y violencia empañó el encuentro entre Cerro Porteño y 2 …