Foto: Futbol.uy

Un gran referente del periodismo uruguayo sorprendió con su partida a los 71 años de edad; Enrique Yanuzzi.

Incorrompible. Directo. No andaba con chiquitas y jamás se arrodilló ante el poder. Sin importarle a quién tenía adelante El Quique decía lo que tenía que decir sin ser grosero, ni chocante.

Enrique Yanuzzi era un hombre entrañable dueño de frases célebres como «No se coman la pastilla», cuando algo parecía idílico, incluso fue comentarista de TV cuando llegó al país charrúa el furor de la Serie A italiana con Maradona en la cancha defendiendo los colores del Nápoli.

Trabajó por décadas en la prestigiosa CX 22 Radio Universal junto a uno de los mejores relatores de fútbol de la historia, Alberto Kesman, quien para el partido de la víspera entre el Plaza Colonia y Peñarol, manifestó estar «destrozado» por la sorpresiva pérdida de su colega y amigo, que se había jubilidado años atrás.

La dupla de comentaristas «Del Bono – Yanuzzi» fue por lejos la mejor de la radiofonía uruguaya por la claridad y transparencia a la hora de comentar cada partido, sea de los populares Nacional y Peñarol o de la propia selección.

«Hay que avisarle Yanuzzi», anunciaba el relator Kesman para darle el pase al comentarista.

Yanuzzi no se prostituyó al poder del monopolio del Grupo Casal que además de acaparar el mercado de jugadores de fútbol, hicieron lo mismo con medios de comunicación. Al igual que Mario Bardanca, El Quique no cambió su opinión ni se calló cuando las cosas se iban de eje.

Buen jugador de fútbol. Participó en 1988 de un partido de futsal en el desaparecido «Cilindro» de Montevideo (hoy Antel Arena) defendiendo los colores del «Círculo de Periodistas Deportivos» ante la Selección Uruguaya de Básketbol, liderada por el astro charrúa Carlos Peinado. El resultado fue un papelón porque los basquetbolistas ganaron por goleada, pero el Quique demostró que a sus 38 años y con varios kilos de más la movía lindo.

@lostribuneros