Talleres de Córdoba: ¿El eterno segundo?

Conoció la gloria y el infierno como pocos. De casi campeón en Primera a jugar torneos del Interior (Argentino o Federal A). De ser base de la Selección argentina ganadora mundial en 1978 a pelearla desde bien abajo. De obtener un título internacional y jugar otros a bajar y subir por el laberinto mágico del ascenso nacional. Talleres, uno de los llamados «cuatro grandes de Córdoba», además,padeció un descenso aún siendo tercero. Y qué decir de las finales que perdió, como la épica de 1978 con Independiente o la del miércoles por la Copa Argentina con Boca. Aparte de ésas dos hemos rescatado dos más cumbres. En 1978 fue la primera, cuando el apogeo del «albiazul» presidido por Amadeo Nuccetelli derivaría en su primer campeonato local, el Nacional de la AFA en el que vencía 2-1 al rojo en la provincia mediterránea, con 11 hombres a 8 por expulsiones, pero Ricardo Bochini marcó en tiempo agregado un 2-2 que, unido al 1-1 en Avellaneda, lo consagró por más goles de visitante. Luego de varias campañas irregulares, Talleres bajó a la B Nacional (hoy Primera Nacional) en 1993 hasta su vuelta en 1998. Justo la temporada precedente (1997) cayó en su primera final por el ascenso a la élite con Gimnasia y Tiro de Salta. Después subió ante su clásico Belgrano y se mantuvo hasta 2004, cuando la estupidez argentina de los promedios lo condenó a la B Nacional en lugar de disputar la Copa Sudamericana como tercero del Clausura 2004. Alternó entre la Primera Nacional y el Argentino A, sufriendo en el medio un doloroso proceso de caída institucional que derivó en su gerenciamiento para evitar su desaparición. En 2014 quiso volver a la B Nacional pero en la final fue Gimnasia y Esgrima de Mendoza que se la ganó. Hasta que en 2015 pudo retornar a la Nacional y, por fin, en 2016 a la gloria de la Primera con ese 2-1 a All Boys en Floresta, con ese golazo del «Cholo» Guiñazú en tiempo agregado. Sin embargo no ha logrado sacarse el estigma del subcampeón, cuando el 8 de diciembre de este 2021 perdió la Copa Argentina por penales ante Boca. Por supuesto que no olvidamos sus logros de Primera Nacional 98 y 2016, la cúspide de la Copa CONMEBOL (ya extinta) en 1999 dando vuelta la serie ante el Sportivo Alagoano de Brasil, 2-4 y 3-0 con el cabezazo de Julián Maidana a los 90 minutos. Como tantísimos títulos regionales y no oficiales, como sus logros contados al comienzo. Pero a Talleres le cuesta mucho ganar en la Argentina. No por eso es un gigante del interior. Pero que algún día pueda dar una vuelta y no ser, como parece, un eterno segundo. Que no está mal, pero que para su riquísima historia merecería el lugar más alto del podio. Diego Martín Yamus. diegoanita@hotmail.com.ar

Fijate en

Un aficionado irrumpió con la bandera de Palestina en el partido Francia-Túnez

Catar puede ser muy rígido con sus leyes, pero no tienen todo bajo control como …