Se acabó la Argentina de los «divos» con la llegada de Scaloni

Cierta vez el «Pocho» Lavezzi sutilmente se burló de la selección argentina cuando tuvo un mal resultado exhibiendo fotos en yates, dejando en claro que le importaba un bledo no ser conovocado mientras dejaba ver su fastuosa vida de millonario.

Así como Lavezzi hubo muchísimo ‘Rock Star’ o ‘Divos’, lo que fue uno de los grandes causantes de los constantes fracasos de los diversos procesos de entrenadores.

Todo esto comenzó tras las no renovaciones de contrato del gran Carlos Bilardo, campeón del Mundo en 1986 y subcampeón en 1990, luego el «Coco» Alfio Basile que levantó la Copa América de 1991 y 1993.

A partir de la marcha de Basile el fútbol argentino comenzó a vivir varios problemas en sus diversos procesos, uno de ellos fue en 1998 con un Daniel Passarella que se sentía por encima de todos, exigiendo a sus futbolistas que se corten el pelo para poder formar parte de su equipo. Eso trajo muchos problemas. El divismo de Passarella lo llevó a ganar muchos enemigos en diversos ámbitos e, incluso, fue tildado de «Nazi».

Luego llegó el caso del «Loco» Bielsa, quien tuvo muchos problemas especialmente con la prensa y con su equipo porque exigía mucho, tanto, como entrenar en doble y hasta triple horario entre otros temas. Los jugadores tuvieron muchos problemas entre sí como la resonante pelea entre el «Juampi» Sorín con la «Brujita» Verón por el alquiler de una casa en Roma, pasado el Mundial de Corea del Sur – Japón 2002, como el proceso de Bielsa seguía los líos por vanidades volvieron al equipo un infierno.

El «Loco» decidió renunciar a la selección harto de los conflictos internos, la falta de apoyo por parte de los directivos de la AFA y los «chanchuyos» de muchos empresarios.

José Pekerman, hombre que se cansó de ganar títulos con las formativas de la selección argentina, cayó en otro drama de vanidades debiendo padecer a «Juampi» Sorín quien no había sido elegido por el equipo como capitán, en cambio los jugadores votaron por el «Ratón» Ayala. Sin embargo, el lateral en ese momento, hizo caso a la elección del propio entrenador que por su lado lo había nombrado.

Los problemas seguían porque Juan Sebastián Verón, ausente de la selección desde el Mundial de 2002, culpaba a Sorín por hacerle campaña en contra, mientras que Sorín señalaba a Verón como amo y señor del vestuario entre 1998 y 2003 donde era una suerte de «influencer» como se dice en estos tiempos.

Tras el fracaso del Mundial de Alemania 2006 Néstor Pekerman no siguió más en la selección y la posta la tomó el «Coco» Basile de nuevo. Todo iba a pedir de boca hasta que Diego Armando Maradona, sin ningún tipo de código, comenzo a presionar a Julio Grondona, en ese entonces presidente de AFA. De ahí «El Diego» se quedó con el cargo y Juan Román Riquelme, entonces el «Coco» se sacó el sombrero con los «códigos» del «Torero».

Tras el fracaso del Mundial de 2014 vino el proceso de Alejandro Sabella, el mejor desde 1993 porque la selección llegó a la final de la Copa Mundial de 2014.

Luego de Sabella llegaron varios ciclos que fueron un fracaso tras otro; el «Checho» Batista, el «Patón» Bauza, el «Tata» Martino, el «Pelado» Sampaoli hasta derivar en el «Flaco» Menotti como encargado de la selección quien eligió a Leonel Scaloni como técnico, quien depuró la selección dejando de lado a jugadores de otras épocas a excepción de Lionel Messi, el Fideo Di María y el Kun Agüero.

Los futbolistas elegidos por Scaloni, muchos de ellos eran perfectos desconocidos para el mundo del fútbol.

@lostribuneros