River tiene suerte de campeón  y se mete en semis

Los “Millos” cayeron en el Arena Condá pero lograron la clasificación gracias a la notable actuación del “Trapito” Barovero. Perdieron 2-1 y les alcanzó. Carlos Sánchez puso el equilibrio transitorio. Bruno Rangel marcó los dos.

El equipo de River Plate perdió en el Arena Condá frente al modesto Chapecoense, pero le alcanzó perfectamente para meterse en las semifinales de la Copa Sudamericana. El “Verdâo do Oeste” se impuso por 2-1.

Los “Millo” siguen sin convencer, pero al menos, logran el objetivo de la victoria, o como en este caso, de no caer por más de dos goles de diferencia.

River, que en casa había ganado por 3-1, se las ingenió para poder sobrevivir a un “Chape” que se lo llevó por delante, y que no ganó por un resultado mayor, gracias a la notable actuación del “Trapito” Barovero.

El equipo de Gallardo arrancó dominando, buscando el gol, y por qué no, el partido. La cosa iba bien debido a la presión ejercida en el mediocampo, metiendo a los brasileños en su campo e impidiendo las salidas de contra.

La presión duró apenas 20’, luego el Chapecoense logró salir de contra, y tras una grosería del fondo terminó en el primer gol del partido.

Mercado perdió la marca, desborde, cabezazo en solitario de Bruno Rangel, la pelota que rebotó en la cabeza de Álvarez Balanta, y gol del local.

Con el marcador 1-0 en anfitrión fue empujado por su público, que quería el segundo para dejar la serie casi “cocinada”, de cara al resto del partido.

River, pese a estar perdiendo, hizo valer su experiencia y de contra intentó empatar, logrando el objetivo segundos antes de ir al descanso. El ídolo uruguayo Carlos Sánchez puso el equilibrio y le tiró abajo todo el esfuerzo a sus adversarios.

Para el complemento fue el rival que tuvo que poner la carne en la parrilla. Mal momento del defensor colombiano Álvarez Balanta, que falló, dos veces en la misma jugada; cometió una falta  en el sector izquierdo que derivó en un centro cruzado, la pelota fue a donde él estaba, no llegó a despejar, cuando el delantero Bruno Rangel se la ganó, coronando el 2-1.

El equipo de Gallardo pasó las de Caín. Chapecoense era el amo y señor del partido, e hizo todo lo posible por igualar la serie. Marcelo Barovero fue el encargado de arruinarles las chances, al sacar balones increíbles.

Ponzio debió abandonar el campo, al estar amonestado desde los 24’, luego Álvarez Balanta, de noche para el olvido, pidió el cambio por lesión, y Pisculichi fue reemplazado por el veterano Luis González.

La suerte de campeón estuvo, ya que una pelota de gol se estrelló contra la transversal, mientras que antes, un zaguero la mandó a la tribuna con el arco a su disposición.

River Plate espera por el resultado entre Independiente e Independiente Santa Fe, que jugarán la noche del jueves en Bogotá.

@lostribuneros

Fijate en

Argelia, Senegal y dos novatos a semifinales del CHAN

Entre viernes y sábado el Campeonato Africano de Naciones (CHAN) definió sus semifinales en Argelia. …