El frío de la noche parece haber afectado a los dueños de casa y no a unos brasileños que vienen del calor permanente. Peñarol, por octavos de final de la Copa Sudamericana, la pasó muy mal con Fluminense y su estadía quedó bien complicada.

El partido jugado en el Campeón del Siglo arrancó con un sorpresivo gol del Fluzâo tras una grosería de Dawson y luego de la defensa que fue incapaz de cerrar a González.

La apertura del conjunto tricolor dejó sin asunto a mis carboneros, que habían arrancado algo mejor, y que estaban tratando de destrabar la madeja.

Mal partido en general del popular equipo oriental y lo extraño es que figuras como Estoyanoff y el «Cebolla» Rodríguez estaban en el banco de suplentes y que al entrar en el complemento cambiaron la cara del conjunto.

Peñarol era desorden y garra, pero eso solo no basta. Entonces, en el minuto 71 nuevamente el colombiano González anotó: 2-0.

Se le vino a la noche a Peñarol, pero, fiel a su estilo, no se rindió pese a ser inferior a su adversario. Entonces Gastón Rodríguez en el minuto 90 descontó y los minutos que restaron fueron para el infarto.

Peñarol ahora deberá buscar la victoria en el Maracaná para seguir en el torneo.

@lostribuneros