Negligencias y muerte de jovencitos

El lugar donde dormían los juveniles de entre 14 y 17 años fallecidos en el voraz incendio no estaba habilitado. Debía ser destinado a un estacionamiento. Fue multado 30 veces y hasta clausurado.

La zona en que Flamengo construyó para el alojamiento de sus juveniles ya no estaba habilitada por el municipio de Río de Janeiro y había sido destinada para funcionar como estacionamiento ya desde 2018.

Las negligencias acaban en hechos absurdos como el que sucedió en el centro de entrenamiento del carioca Flamengo. Diez pibes murieron mientras descansaban porque un feroz incendio se desató en esa área.

Poco tiempo atrás el club había inaugurado un área a todo vapor para los profesionales con todos lo último en cuanto a tecnología y técnicas para preparar de la mejor manera a los jugadores del “Fla”.

El municipio declaró que en 2017, pese a estar clausurado, el club reabrió igual y que jamás pidieron la habilitación del sector que el viernes 8 de febrero de 2019 se incendió.

“El área de alojamiento afectado por el incendio no consta en el último proyecto aprobado por el área de habilitaciones, el 05/04/18, como edificada”, manifestó el municipio de Río de Janeiro mediante un comunicado.

Mientras tanto, autoridades del club Flamengo se llamaron a silencio, pero deberán muchas explicaciones ante la justicia, ya que el sector siniestrado figura como clandestino.

@lostribuneros