@JuanRazquin

Nahuelpán debutó con gol en la infartante victoria de Peñarol en el «Clásico Uruguayo»

Alto partidazo jugaron los pesos pesados del Uruguay. Peñarol en el Campeón del Siglo obtiene una histórica victoria por 3-2 sobre Nacional, su rival desde hace 120 años. Es la segunda vez que juegan en el Campeón del Siglo. El argentino Ariel Nahuelpán debutó y con pocos minutos en la cancha le dio la victoria al Carbonero. Los Bolsos remontaron un 2-0 con un tanto a los 11 segundos del complemento.

Qué lindo partido nos brindaron los uruguayos. El clásico más viejo de América una vez más no defraudó, al menos en su arranque.

Por la jornada 7 del Torneo Intermedio los pesos pesados Peñarol y Nacional se vieron las caras en un partido clásico que se disputa desde hace 120 años.

El local Peñarol quedó afuera de toda competencia, sea a nivel nacional como internacional, mientras que su adversario Nacional está complicado porque en el torneo de cabotaje anda bien, pero está en el horno en la Copa Libertadores donde a mitad de semana deberán revertir en 2-0.

Con este panorama entraron al campo de juego. Para los uruguayos no existen partidos devaluados, el clásico es lo más sagrado, así jueguen por el asado.

Entonces, en la cancha el partido tuvo a un Peñarol que al principio esperó para ver qué proponía Nacional, y poco a poco fue encontrando espacios para poder intentar dar el zarpazo. Por la izquierda el Cebolla Rodríguez se conectaba con el Facu Torres y de ahí se generaron acciones de peligro, como un tiro libre que del ángulo sacó la pelota el notable Sergio Rochet.

Los Bolsos no se asustaron, ni mucho menos. Ellos fueron en busca del primer gol y por medio de un cabezazo casi la pusieron de no ser por la gran atajada de Kevin Dawson que no quiso desentonar con su colega Rochet.

Nacional tocaba bien el balón con miras de provocar el error de la defensa manya. El Chory Castro arrastraba marcas y buscaba conectarse con el Lavandina Bergessio pero nada pasaba.

Era entretenido el partido. No se pegaron como en otros tiempos, se notó la ausencia de público en el Campeón del Siglo.

Ese Peñarol que se mostró más claro, que tuvo la picardía de provocar faltas frente al área bolsilluda, logró anotar gracias a una pelota de tiro libre que fue conectada de cabeza por el zaguero «Tito» Formiliano.

El gol fue motivador para los manyas que salieron a buscar el segundo aprovechando el desconcierto de Nacional, que se quejaba por todo.

La derecha de Nacional era un problema. Tanto volantes como marcadores no podían parar las llegadas de Peñarol. Una jugada terminó en entrada al área chica, pelota atrás ahí estaba David Terans para poner el 2-0.

No siempre se ganan los partidos jugando bien, sino que también se precisa de la suerte; Nacional, sin merecerlo, encontró el gol del descuento gracias a un remate de Neves tras un rebote en una pierna que descolocó a Dawson.

En la complementaria Nacional sacó de medio, puso una pelota profunda y encontró el gol a los 11 segundos por medio de Santiago Rodríguez; 2-2.

El gol dejó como loco a Peñarol. No acusaban recibo de ese tanto, dando pie a que el tricolor lo dé vuelta. El Chory Castro fue figura en el equipo nacionalófilo, siendo amo y señor de las acciones.

Por otro lado Peñarol apostaba a crear por los costados del círculo central que fue donde le funcionó todo. El chileno Díaz había ingresado al campo, y en su primer gran pelota, salió una jugada para Agustín Álvarez, quien en lugar de definir ante la salida de Rochet, se la tiró tan mal a Nahuelpán, que ya estaba en la cancha, malogrando lo que pudo ser el gol mirasol.

Ese Facundo Torres fue una bestia. Parecía estar en otro partido, digamos que en la final de un Mundial, porque no paraba de correr, de generar, y gracias a su magia hubo muchas chances de gol.

Ariel Nahuelpán, que llevaba pocos minutos en la cancha, probó de cabeza pero su pelota fue atajada por un notable Sergio Rochet. Nacional se había quedado mucho. Se tiró muy al medio, generando espacios para un Peñarol que tuvo un tiro penal a su favor, bajo una intensa lluvia, que fue mal tirado por Álvarez, pero el veterano Nahuelpán empujó el rebote e hizo el 3-2.

Herido Nacional fue al ataque. Cabezazo a quemarropas que era el empate, pero Dawson se mandó la atajada de su vida, de contra ese tal Torres fue por el cuarto, Neves lo derribó y vio la roja, dejando a su equipo con diez en la cancha.

Torres hizo amonestar a cuatro jugadores rivales y expulsar a uno. Finalmente Peñarol se quedó con el triunfo por 3-2.

¿Cómo quedaron en la tabla? A ningún uruguayo le importa. El clásico es una suerte de campeonato aparte.

@lostribuneros

Fijate en

Decepcionó Ecuador; la picardía senegalesa les sacó la clasificación del buche

La falta de picardía y, peor, de temple, se convirtió en decepción. Ecuador que pintaba …