Un hecho histórico se produjo en Europa, precisamente en Estambul, principal ciudad de Turquía. Tres mujeres se encargaron de arbitrar el encuentro final entre Liverpool y Chelsea, por Supercopa de Europa.

La terna arbitral estuvo compuesta por las francesas Stéphanie Frappart, Manuela Nicolosi y la irlandesa Michelle O’Neill.

Cumplieron una notable actuación en Estambul, aplicando el reglamento, haciendo del juego dinámico y utilizando bien los criterios en las posiciones adelantadas.

Fue la primera vez que un juego masculino de alto vuelo es dirigido por mujeres.

@lostribuneros